Los idiomas más difíciles del mundo: TOP 10 idiomas más difíciles de aprender

Es complejo hacer un ranking definitivo de los idiomas más difíciles del mundo, ya que la dificultad de un idioma depende de muchos factores. Ten en cuenta que las listas que puedes encontrar son subjetivas, y que la dificultad de un idioma puede variar dependiendo de tu lengua materna, del número de idiomas que ya conoces, así como de tu habilidad para aprender lenguas.

¿Cuáles son los idiomas más difíciles de aprender?

Te dejamos una lista de 10 idiomas más difíciles del mundo que se consideran particularmente desafiantes para los hablantes no nativos:

1. Mandarín (China)

Los caracteres logográficos del chino mandarín implican que cada carácter representa una palabra o una sílaba. Esto dificulta su aprendizaje y memorización.

Asimismo, este es el idioma más difícil de aprender ya que usa 4 tonalidades diferentes que podrían influir en el significado de una palabra.

2. Árabe (varios países)

Su alfabeto único y escrito de derecha a izquierda puede dificultar su aprendizaje, sobre todo en aquellos que utilizan el alfabeto latino.

En el árabe, la forma de las letras puede cambiar según la posición en la que se encuentre en una palabra. Esto podría generar confusión y dificultad en el entendimiento.

3. Japonés (Japón)

Este idioma utiliza tres sistemas de escritura (kanji, hiragana y katakana), un aspecto que dificulta su aprendizaje. Además, los diferentes niveles de formalidad de este idioma requiere de un entendimiento claro del contexto para mantener una conversación fluida.

4. Ruso (Rusia)

El ruso es considerado uno de los idiomas más difíciles de aprender por su alfabeto cirílico en el que existen nuevos caracteres no utilizados en el alfabeto latino.

Por otro lado, la conjugación de los verbos en ruso distingue entre aspectos perfectivos e imperfectivos, afectando a la duración y la completitud de una acción.

5. Húngaro (Hungría)

El húngaro es considerado otro de los idiomas más difíciles de aprender debido a la cantidad de afijos que presenta (partículas que se añaden a la raíz de un idioma) y a la armonía vocálica del idioma.

6. Coreano (Corea del Sur y Corea del Norte)

La estructura gramatical de este idioma es diferente a muchas de las lenguas occidentales. El orden normal de las palabras es sujeto-objeto-verbo mientras que en las lenguas indoeuropeas el orden lógico de las palabras es sujeto-verbo-objeto.

Asimismo, otro aspecto a destacar es la complejidad de los pronombres y títulos dada las variaciones de género y estatus social.

7. Finés (Finlandia)

El uso de palabras compuestas, el orden de las palabras en las oraciones y los 15 casos gramaticales diferentes de su sistema, hacen del finés, un idioma complejo de aprender.

8.Hebreo (Israel)

Algunas casuísticas que hacen del hebreo un idioma difícil de aprender son el uso de verbos irregulares y formas verbo-nominales o los significados culturales y religiosos de muchas palabras que pueden requerir de conocimiento de historia o tradición judía.

9. Islandés (Islandia)

El islandés es otra lengua difícil de aprender dada la complejidad de su gramática. En este caso, los 4 casos distintivos, nominativo, acusativo, dativo y genitivo, afectan de forma relevante a los sustantivos y adjetivos.

Asimismo, el conservadurismo del idioma hace que los hablantes de esta lengua lidien con vocabulario y estructuras arcaicas.

10. Polaco (Polonia)

Por último, el polaco, distingue entre consonantes sordas y sonoras, presenta variedad de pronombres según la formalidad y el género y la diversidad dialectal entre regiones, puede afectar a la pronunciación y a la complejidad de este idioma.

¿De qué factores depende la dificultad para aprender uno o varios de los idiomas más difíciles del mundo?

La dificultad para aprender un idioma depende de varios factores, que te listamos a continuación:

  1. El objetivo del aprendizaje: No tener un motivo claro por el que aprender un idioma y no marcarte un plan para llevarlo a cabo, puede llevarte a no tener éxito en el proceso, y acabar abandonando.
  2. Motivación y tiempo de dedicación: Relacionado con lo anterior, si no tienes motivación ni perseverancia, por mucho talento que tengas con las lenguas, de poco te servirá. Lo ideal es practicar un poco cada día, aunque solo sean 30’ y tener la fuerza de voluntad para mantener ese ritmo. De poco vale dedicar 2 o 3 horas seguidas una vez a la semana, o solo de vez en cuando, para aprender uno o varios idiomas más difíciles del mundo.
  3. Exposición al idioma: La exposición al idioma puede ser un factor importante para el aprendizaje. Si no puedes viajar al país de origen para aprender una lengua, siempre será más difícil porque no vivirás una inmersión total. Para salvar este escollo, puedes practicar haciendo todo aquello que te gusta en el idioma que quieres aprender (ver series, leer libros o revistas, escuchar podcasts, etc.) 
  4. Cultura: Cada idioma está asociado con el territorio y la cultura donde se habla. Eso puede afectar a la hora de comprender la expresión oral y para mantener una comunicación efectiva. Si te interesa dicha cultura sentirás una mayor vinculación con el idioma. 
  5. Estructura gramatical: La estructura gramatical de un idioma puede ser muy diferente al de tu idioma materno, lo que puede convertirse en un reto entender cómo construir oraciones correctamente.
  6. Vocabulario: Un idioma puede tener un vocabulario muy diferente al de tu lengua materna, por lo que puede ser costoso aprender y recordar nuevas palabras.  
  7. Pronunciación: La pronunciación también puede ser muy diferente al de tu lengua materna, por lo que es probable que tengas que escuchar repetidas veces palabras o expresiones y practicarlas con regularidad para pronunciar correctamente los sonidos y acentos.
  8. Diferencias fonéticas: La pronunciación y la entonación de un idioma pueden variar significativamente de un idioma a otro, y esto puede ser difícil de entender y reproducir para los hablantes no nativos en el aprendizaje de los idiomas más difíciles del mundo.
  9. Sistema de escritura: Un sistema de escritura que es muy diferente al tuyo, especialmente si se trata de un sistema de escritura no alfabético como el chino o el japonés, incrementará la dificultad del aprendizaje.

 

Consejos y recomendaciones para aprender algunos de los idiomas más difíciles del mundo

Aprender los idiomas más difíciles del mundo puede ser un desafío, pero si tienes la motivación y el enfoque adecuados, es posible que hagas progresos significativos. Aquí te dejamos algunos consejos y recomendaciones para aprender idiomas que en principio pueden ser catalogados como difíciles:

  1. Sumérgete en el idioma: Trata de rodearte del idioma tanto como sea posible, ya sea a través de libros, películas, series, música o hablando con hablantes nativos. Cuanto más te expongas al idioma, más natural te parecerá cuando lo uses.
  2. Diviértete: Aprender un idioma puede ser retador, pero también puede ser una experiencia divertida y enriquecedora. Busca formas de disfrutar del proceso y de la cultura asociada con el idioma que estás aprendiendo. Por ejemplo, si te gusta la gastronomía o la cocina, busca videos o recetas.
  3. Sé perseverante: Estudiar un idioma lleva tiempo y esfuerzo, pero con perseverancia y práctica constante, puedes hacer grandes avances en el dominio del idioma.
  4. Busca un compañero o compañera de intercambio de idiomas: Encontrar una persona para hacer intercambio de idiomas puede ser una gran ayuda para practicar y mejorar tus habilidades de conversación. Puedes encontrarlas virtualmente o en persona. Hoy en día en internet hay plataformas con actividades como Meet up en las que puedes inscribirte para practicar idiomas con personas nativas.
  5. Estudia la gramática: Aprender la gramática del idioma es esencial para que puedas comunicarse efectivamente. Dedica tiempo a estudiar la estructura gramatical del idioma y asegúrate de entender las reglas y excepciones.
  6. Aprende el vocabulario esencial: Dedica tiempo a aprender las palabras más utilizadas en el idioma y las frases más comunes que se usan en situaciones cotidianas. Y repítelas con constancia. 
  7. Practica la pronunciación: La pronunciación correcta es clave para poder comunicarte con claridad y fluidez en el idioma. Dedica tiempo a practicar la pronunciación de las palabras y las entonaciones. El traductor de Google y en muchos diccionarios online hay la opción audio para poder oír la pronunciación. 
  8. Apúntate a clases de idiomas: Hacer clases con un profesor o profesora puede serte muy útil para aprender la gramática, el vocabulario y la pronunciación correcta. Tienes varias modalidades a escoger: online, virtual o presencial.
  9. Viaja o vive una temporada en el país donde se hable la lengua que quieres aprender: aunque no siempre es posible, también es una opción a tener en cuenta. Pero recuerda que hay personas que llevan viviendo mucho tiempo en otros países y no han aprendido su idioma o no han conseguido un buen nivel. Esto se debe a que no se relacionan con personas nativas y siguen hablando su lengua materna.
  10. Imita a las personas políglotas: hay personas que han aprendido varias lenguas sin hacer cursos formales. Lýdia Machová es una de ellas y te recomendamos que veas su charla TED  en la que explica como crear tu propia metodología y un sistema para ser constante y tener éxito en el aprendizaje de los idiomas más difíciles del mundo.

Bonificar cursos de idiomas para empresas

¿Sabías que solo el 25% de las empresas españolas utiliza el crédito de FUNDAE  para la bonificación de cursos y cubrir los costes de formación? Este dato es lo que confirma el balance de situación de FUNDAE de 2022.

Y es que todas las empresas que cotizan por formación profesional disponen de un crédito anual para la formación de su plantilla. Pero como ves, aún hay organizaciones que no conocen la posibilidad de cubrir parte del coste de la formación (o incluso toda) gracias a las bonificaciones de cursos de FUNDAE (antes Fundación Tripartita).

¿Desconocías la posibilidad de utilizar el crédito de FUNDAE para la bonificación de las clases de idiomas?

¿Quieres aprovechar el crédito, pero no sabes por dónde empezar? 

Solo necesitas encontrar un buen proveedor de formación de idiomas y seguir los pasos que encontrarás más abajo, en el apartado “Cómo bonificar formación con FUNDAE”, Et voilà! Estarás en camino para desarrollar las habilidades de tu equipo.

¿Qué son los cursos bonificados para empresas? 

Todas las empresas en España disponen de un crédito anual para la formación continua de sus empleados, que puede hacerse efectivo mediante las bonificaciones en las cuotas de la Seguridad Social.

Las formaciones que puedes financiar con este crédito es lo que se conoce como cursos bonificados, que te ofrecen beneficios como mejorar la productividad, la competitividad y la empleabilidad de tu plantilla.

Aquí tienes dos detalles relevantes sobre la bonificación de FUNDAE:

  1. La formación bonificada puede ser presencial, virtual y online (e-learning) y debe estar relacionada con las necesidades de la empresa y el desarrollo profesional de las personas trabajadoras.
  2. Para acceder a estos fondos, tu organización debe estar al corriente de pago frente a la Agencia Tributaria y la Seguridad Social.

¿Qué es la FUNDAE?

La Fundación Estatal para la Formación en el Empleo, conocida como FUNDAE, es una entidad que opera en el Estado español que se creó para impulsar y financiar la formación profesional en el ámbito laboral.

Sus principales funciones incluyen la gestión de fondos destinados a la formación continua, la promoción y financiación de programas de formación profesional, la colaboración con empresas para desarrollar planes de formación, y la supervisión de la calidad de la formación impartida.

Por tanto, si eres responsable de un departamento de formación o Recursos Humanos, FUNDAE puede convertirse en tu mejor aliada porque te permitirá ofrecer formación de idiomas, u otras habilidades, sin tener que gastar una fortuna. 

Bonificar cursos de idiomas para empresas

 

Cómo bonificar formación con FUNDAE 

Quizá en la empresa donde trabajas ya contáis con una gestoría o con un departamento interno que se ocupa de gestionar estos trámites. Si no es así, siempre puedes preguntar al proveedor o centro de formación con el que quieres impartir el curso que te interesa. 

También existen empresas y profesionales especialistas con mucha experiencia que te pueden ayudar con estas cuestiones. En el caso de Ziggurat Escuela Corporativa de Idiomas, trabajamos con Fanny Porta de SYF Consultores, que desde hace 15 años gestiona las bonificaciones de la mayoría de nuestros clientes. 

A continuación, encontrarás un breve resumen del procedimiento para tramitar la bonificación de cursos para empresas:

  1. Identifica las necesidades formativas de tu organización: Evalúa las necesidades de formación de tu equipo. ¿Necesitan mejorar habilidades específicas? ¿O quizás aprender un nuevo idioma? Identificar bien estas necesidades te ayudará a elegir los cursos adecuados.
  2. Consulta el crédito del que dispone tu empresa para formación.
  3. Da de alta a tu empresa en la web de FUNDAE: Solo debes proporcionar la información básica sobre tu empresa para crear una cuenta.
  4. Selecciona un centro de formación y pregúntale si sus formaciones cumplen con los requisitos de FUNDAE. Asegúrate de que el curso que te interesa se adapte a las necesidades de tu empresa, y háblales sobre tu interés en bonificar el curso. Generalmente, los proveedores de formación tienen experiencia en este proceso y pueden guiarte con los detalles administrativos.
  5. Informa del curso o cursos a la RLT (Representación Legal de Trabajadores) si procede.
  6. Comunica el curso a la FUNDAE hasta dos días antes del inicio.
  7. Realización de la acción formativa por parte de las personas interesadas de tu equipo.
  8. Comunica la finalización de dicha acción formativa, así como la lista de participantes y el coste de la formación en la web de la FUNDAE.
  9. Aplicación de la bonificación en Seguros Sociales. Esto se puede hacer internamente o con la gestoría que os tramita las bonificaciones.
  10. Contabilización de los costes de la formación bonificada y la bonificación. Lo mismo que en punto 9.

Y en la web de FUNDAE dispones de más detalles que siempre van actualizando.

¿Qué modalidades de formación pueden bonificarse a través de FUNDAE? 

Como se ha mencionado brevemente en el apartado “Qué son los cursos bonificados para empresas”, ahora encontrarás el listado de modalidades de formación de idiomas que pueden bonificarse, pero puede aplicarse a cualquier otro tipo de formación:

  • Formación de idiomas presencial (o clases presenciales de idiomas). Alumnado y profesorado se encuentran en el mismo espacio y se comunican directamente. El máximo número de participantes es de 30 personas.
  • Formación de idiomas en aula virtual (o clases virtuales de idiomas). En este caso las clases se imparten a través de medios digitales. Por ejemplo, plataformas tipo Zoom o Teams. En esta modalidad, alumnado y profesorado no se encuentran en el mismo espacio, pero las clases se imparten en modo síncrono y de forma concurrente (puede haber personas en diferentes localizaciones que se conectan a la misma hora). El máximo número de participantes es de 30 personas.
  • Formación bimodal (combinación de clases virtuales y presenciales). Esta modalidad se considera como presencial. Y así se explica en el BOE-A-2022-24394 donde se lee: “de forma que una parte de los participantes pueda estar en un aula y simultáneamente otra parte lo pueda hacer en otra, mediante aula virtual de forma simultánea.” También es bimodal si unas sesiones son virtuales y otras presenciales.
  • Teleformación (formación online o e-learning). Formación e-learning a través de una plataforma digital de aprendizaje. La interacción con el tutor/a es asíncrona. La mencionada plataforma ha de cumplir con los requisitos de FUNDAE y para poder bonificar la formación es imprescindible que el alumnado haga un mínimo del 75% de las pruebas de evaluación.
  • Formación mixta de idiomas (combinación de teleformación y clases presenciales o virtuales). Una parte del horario es presencial y otra es teleformación (e-learning) Si la parte presencial/virtual es menor del 20% de duración, se considera teleformación.

Diferencias entre teleformación (formación e-learning) y formación virtual

A veces, los términos virtual, online y e-learning se utilizan como si fueran sinónimos y eso crea alguna confusión sobre la modalidad de la que se está hablando.

En la siguiente tabla encontrarás las diferencias:

Diferencias teleformación y aula virtual

En resumen, la principal diferencia radica en el tiempo y la interactividad. Los cursos e-learning (teleformación) permiten al alumnado aprender a su propio ritmo y no requieren una interacción en tiempo real con el profesorado, mientras que las clases virtuales implican una interacción en tiempo real y siguen un horario específico. Ambos enfoques tienen sus ventajas y desventajas, y la elección entre un curso e-learning y clases virtuales dependerá de las preferencias del alumnado y el tipo de experiencia de aprendizaje que esté buscando.

Cómo conseguir que la formación de idiomas bonificada sea un éxito

A partir de la experiencia de Ziggurat en nuestros 20 años de trayectoria, te dejamos las siguientes recomendaciones: 

  1. Proveedor: elegir bien al proveedor, así como la formación, que debe adecuarse a las necesidades y los perfiles de los participantes. Si la asistencia es alta la formación será sinónimo de inversión, pero si es baja solo será un gasto (por muy barata que sea).
  2. Asistencia: Recordar a los participantes que la asistencia ha de ser de un mínimo de un 75%. 
  3. Filtrar a las personas que van a hacer la formación: Seleccionar a los participantes de la formación implica solicitar un compromiso significativo de aquellos que seguirán los cursos. 

Recomendaciones de Ziggurat sobre la bonificación de cursos

Si apuestas por profesorado cualificado y por contenidos personalizados garantizarás que la formación aporte valor y que haya un gran compromiso por parte de las personas que vayan a seguir los cursos. Con ello conseguirás una buena asistencia que te permitirá que tus equipos se desarrollen, y además te beneficiarás de la bonificación de cursos con FUNDAE.

Para finalizar te recordamos que la formación bonificada: 

  1. Debe estar relacionada con la actividad empresarial
  2. Las acciones formativas pueden bonificarse a partir de 2 horas
  3. No podrán impartirse más de 8 horas diarias de formación excepto las que duran un solo día
  4. El máximo de participantes en la modalidad presencial y virtual es de 30 participantes y hasta de 80 en teleformación (e-learning)
  5. La asistencia mínima por participante ha de ser del 75% 
  6. La empresa debe garantizar la gratuidad de la formación a los participantes

Si tienes dudas o preguntas sobre la formación bonificada de idiomas, contacta con Ziggurat.