En 2020, mi equipo hablará inglés

18/12/2019
idiomas para empresas

Llegó final de año. Diciembre es siempre un mes de análisis, de balance y de cierre para las organizaciones. Y, a su vez, momento de planificación y marcación de objetivos para el nuevo año. En 2020, los idiomas serán estratégicos para aquellas empresas que busquen crecer y abrirse puertas en el mercado internacional.

En este aspecto, los departamentos de recursos humanos y gestión del talento afrontan un doble reto: crear un plan de formación eficaz y motivar a las personas del equipo para que aprendan idiomas.

Según estudios que realiza Statistic Brain Research Institut desde hace años, únicamente 1 de cada 10 personas cumple con su lista de propósitos del año.

Te contamos qué puedes hacer para que aprender idiomas figure en la lista de los propósitos que tu equipo logrará con éxito en 2020.

 Cómo ayudar a tu equipo a aprender idiomas

Todas y cada una de las personas de tu equipo tiene la capacidad de aprender idiomas, no existe ningún defecto genético, ni tampoco la edad es limitante. Con dedicación y esfuerzo todas ellas podrán alcanzar su nivel objetivo, ya sea a largo o corto plazo, en función de las horas invertidas.

Para que el aprendizaje sea efectivo debe haber una motivación intrínseca, por ello, como empresa pondrás la formación de idiomas a disposición de tu equipo; sin embargo, será el alumnado el responsable de su propio aprendizaje.

Eso sí, juntos deberéis trabajar para que la formación de idiomas funcione.

1. Marca objetivos claros y realistas

En el aprendizaje de un idioma es vital saber a dónde se quiere llegar y qué se quiere conseguir, pero más importante es llegar a la meta sabiendo que se trata de algo sensato.

A lo largo de los años, hemos visto empresas que exigían a una persona de su equipo, con un nivel de inglés A2 (Pre-Intermediate) llegar a un nivel B2 (Upper-Intermediate) en solo un curso académico. Petición hecha a un trabajador a jornada completa, ocupando un cargo de responsabilidad en la empresa, y con una familia con niños pequeños que poco tiempo libre le dejan para estudiar inglés entre clases.  ¿Se trata esto de un objetivo realista? ¿O más bien es una meta que va a desanimar al alumno?

Establecer objetivos SMART es una gran manera de mantenerse enfocado y motivado:

  • Specific (Específico): ¿Por qué necesita tu equipo aprender un idioma? ¿Tiene que atender llamadas telefónicas en inglés? ¿Necesita asistir a un congreso en el extranjero?
    Según las necesidades de cada persona se deben marcar objetivos concretos: mejorar las habilidades de comprensión auditiva, aprender vocabulario relacionado con presentaciones…
  • Measurable (Medible): saber cómo se va a medir el progreso ayudará a supervisar el trabajo y esfuerzo. ¿Exámenes oficiales? ¿Pruebas periódicas de tu proveedor de idiomas? ¿Puesta en práctica en situaciones reales de los conocimientos adquiridos?
  • Attainable (Alcanzable): hay que valorar si el objetivo es realmente alcanzable en el plazo marcado. ¿De cuánto tiempo se dispone? ¿Asistirá esa persona a dos clases de inglés semanales en la empresa? ¿Podrá ver una serie en versión original en casa?
  • Relevant (Relevante): al establecer objetivos no hay que perder el foco y las acciones que se emprendan deben ir siempre orientadas a cumplir con la meta marcada.
  • Timeoriented (Orientado en el tiempo): establecer límites de tiempo ayudará al equipo a planear y estar motivado para cumplir con los objetivos de la empresa y los particulares de cada persona.

2. Define qué acciones vais a emprender para cumplirlos (tanto empresa como alumnado)

Cuando los objetivos se han marcado, ya sea desde la empresa o conjuntamente con las personas del equipo, debe definirse una hoja de ruta. ¿Qué vais a hacer para llegar a la meta?

Una vez puesta la formación a disposición del equipo, profesorado y alumnado deberán crear conjuntamente un plan de estudios SMART.

3. Motiva y haz seguimiento

Aunque también es tarea de tu proveedor de idiomas y del profesorado, tener una persona dentro de la empresa que hace seguimiento del progreso del alumnado es eficaz.

Hemos comprobado, que aquellas empresas que cuentan con una persona responsable de la formación que se preocupa por el progreso, motiva y hace seguimiento tienen mucho más éxito en su aprendizaje de idiomas que aquellas con responsables que se despreocupan totalmente.

4. Sé flexible

Recuerda que todas las personas de tu equipo pueden sufrir altibajos en su vida laboral y personal, por tanto, no debes dejar que se frustren si hay semanas que se desvían del plan porque están enfermas o han tenido más carga de trabajo. En este caso hay que redirigir el plan y valorar si hay que ajustarlo.

5. ¡Empezad ya!

¿Aún no has diseñado el plan de formación de idiomas para 2020? Este es el momento. ¡Cuánto antes lo planifiques, antes cumpliréis con vuestro objetivo! Y, sobre todo, recuerda que para crear un hábito son necesarios 21 días.

FacebookTwitterPinterestLinkedIn