Los idiomas más difíciles del mundo: TOP 10 idiomas más difíciles de aprender

Es complejo hacer un ranking definitivo de los idiomas más difíciles del mundo, ya que la dificultad de un idioma depende de muchos factores. Ten en cuenta que las listas que puedes encontrar son subjetivas, y que la dificultad de un idioma puede variar dependiendo de tu lengua materna, del número de idiomas que ya conoces, así como de tu habilidad para aprender lenguas.

¿Cuáles son los idiomas más difíciles de aprender?

Te dejamos una lista de 10 idiomas más difíciles del mundo que se consideran particularmente desafiantes para los hablantes no nativos:

1. Mandarín (China)

Los caracteres logográficos del chino mandarín implican que cada carácter representa una palabra o una sílaba. Esto dificulta su aprendizaje y memorización.

Asimismo, este es el idioma más difícil de aprender ya que usa 4 tonalidades diferentes que podrían influir en el significado de una palabra.

2. Árabe (varios países)

Su alfabeto único y escrito de derecha a izquierda puede dificultar su aprendizaje, sobre todo en aquellos que utilizan el alfabeto latino.

En el árabe, la forma de las letras puede cambiar según la posición en la que se encuentre en una palabra. Esto podría generar confusión y dificultad en el entendimiento.

3. Japonés (Japón)

Este idioma utiliza tres sistemas de escritura (kanji, hiragana y katakana), un aspecto que dificulta su aprendizaje. Además, los diferentes niveles de formalidad de este idioma requiere de un entendimiento claro del contexto para mantener una conversación fluida.

4. Ruso (Rusia)

El ruso es considerado uno de los idiomas más difíciles de aprender por su alfabeto cirílico en el que existen nuevos caracteres no utilizados en el alfabeto latino.

Por otro lado, la conjugación de los verbos en ruso distingue entre aspectos perfectivos e imperfectivos, afectando a la duración y la completitud de una acción.

5. Húngaro (Hungría)

El húngaro es considerado otro de los idiomas más difíciles de aprender debido a la cantidad de afijos que presenta (partículas que se añaden a la raíz de un idioma) y a la armonía vocálica del idioma.

6. Coreano (Corea del Sur y Corea del Norte)

La estructura gramatical de este idioma es diferente a muchas de las lenguas occidentales. El orden normal de las palabras es sujeto-objeto-verbo mientras que en las lenguas indoeuropeas el orden lógico de las palabras es sujeto-verbo-objeto.

Asimismo, otro aspecto a destacar es la complejidad de los pronombres y títulos dada las variaciones de género y estatus social.

7. Finés (Finlandia)

El uso de palabras compuestas, el orden de las palabras en las oraciones y los 15 casos gramaticales diferentes de su sistema, hacen del finés, un idioma complejo de aprender.

8.Hebreo (Israel)

Algunas casuísticas que hacen del hebreo un idioma difícil de aprender son el uso de verbos irregulares y formas verbo-nominales o los significados culturales y religiosos de muchas palabras que pueden requerir de conocimiento de historia o tradición judía.

9. Islandés (Islandia)

El islandés es otra lengua difícil de aprender dada la complejidad de su gramática. En este caso, los 4 casos distintivos, nominativo, acusativo, dativo y genitivo, afectan de forma relevante a los sustantivos y adjetivos.

Asimismo, el conservadurismo del idioma hace que los hablantes de esta lengua lidien con vocabulario y estructuras arcaicas.

10. Polaco (Polonia)

Por último, el polaco, distingue entre consonantes sordas y sonoras, presenta variedad de pronombres según la formalidad y el género y la diversidad dialectal entre regiones, puede afectar a la pronunciación y a la complejidad de este idioma.

¿De qué factores depende la dificultad para aprender uno o varios de los idiomas más difíciles del mundo?

La dificultad para aprender un idioma depende de varios factores, que te listamos a continuación:

  1. El objetivo del aprendizaje: No tener un motivo claro por el que aprender un idioma y no marcarte un plan para llevarlo a cabo, puede llevarte a no tener éxito en el proceso, y acabar abandonando.
  2. Motivación y tiempo de dedicación: Relacionado con lo anterior, si no tienes motivación ni perseverancia, por mucho talento que tengas con las lenguas, de poco te servirá. Lo ideal es practicar un poco cada día, aunque solo sean 30’ y tener la fuerza de voluntad para mantener ese ritmo. De poco vale dedicar 2 o 3 horas seguidas una vez a la semana, o solo de vez en cuando, para aprender uno o varios idiomas más difíciles del mundo.
  3. Exposición al idioma: La exposición al idioma puede ser un factor importante para el aprendizaje. Si no puedes viajar al país de origen para aprender una lengua, siempre será más difícil porque no vivirás una inmersión total. Para salvar este escollo, puedes practicar haciendo todo aquello que te gusta en el idioma que quieres aprender (ver series, leer libros o revistas, escuchar podcasts, etc.) 
  4. Cultura: Cada idioma está asociado con el territorio y la cultura donde se habla. Eso puede afectar a la hora de comprender la expresión oral y para mantener una comunicación efectiva. Si te interesa dicha cultura sentirás una mayor vinculación con el idioma. 
  5. Estructura gramatical: La estructura gramatical de un idioma puede ser muy diferente al de tu idioma materno, lo que puede convertirse en un reto entender cómo construir oraciones correctamente.
  6. Vocabulario: Un idioma puede tener un vocabulario muy diferente al de tu lengua materna, por lo que puede ser costoso aprender y recordar nuevas palabras.  
  7. Pronunciación: La pronunciación también puede ser muy diferente al de tu lengua materna, por lo que es probable que tengas que escuchar repetidas veces palabras o expresiones y practicarlas con regularidad para pronunciar correctamente los sonidos y acentos.
  8. Diferencias fonéticas: La pronunciación y la entonación de un idioma pueden variar significativamente de un idioma a otro, y esto puede ser difícil de entender y reproducir para los hablantes no nativos en el aprendizaje de los idiomas más difíciles del mundo.
  9. Sistema de escritura: Un sistema de escritura que es muy diferente al tuyo, especialmente si se trata de un sistema de escritura no alfabético como el chino o el japonés, incrementará la dificultad del aprendizaje.

 

Consejos y recomendaciones para aprender algunos de los idiomas más difíciles del mundo

Aprender los idiomas más difíciles del mundo puede ser un desafío, pero si tienes la motivación y el enfoque adecuados, es posible que hagas progresos significativos. Aquí te dejamos algunos consejos y recomendaciones para aprender idiomas que en principio pueden ser catalogados como difíciles:

  1. Sumérgete en el idioma: Trata de rodearte del idioma tanto como sea posible, ya sea a través de libros, películas, series, música o hablando con hablantes nativos. Cuanto más te expongas al idioma, más natural te parecerá cuando lo uses.
  2. Diviértete: Aprender un idioma puede ser retador, pero también puede ser una experiencia divertida y enriquecedora. Busca formas de disfrutar del proceso y de la cultura asociada con el idioma que estás aprendiendo. Por ejemplo, si te gusta la gastronomía o la cocina, busca videos o recetas.
  3. Sé perseverante: Estudiar un idioma lleva tiempo y esfuerzo, pero con perseverancia y práctica constante, puedes hacer grandes avances en el dominio del idioma.
  4. Busca un compañero o compañera de intercambio de idiomas: Encontrar una persona para hacer intercambio de idiomas puede ser una gran ayuda para practicar y mejorar tus habilidades de conversación. Puedes encontrarlas virtualmente o en persona. Hoy en día en internet hay plataformas con actividades como Meet up en las que puedes inscribirte para practicar idiomas con personas nativas.
  5. Estudia la gramática: Aprender la gramática del idioma es esencial para que puedas comunicarse efectivamente. Dedica tiempo a estudiar la estructura gramatical del idioma y asegúrate de entender las reglas y excepciones.
  6. Aprende el vocabulario esencial: Dedica tiempo a aprender las palabras más utilizadas en el idioma y las frases más comunes que se usan en situaciones cotidianas. Y repítelas con constancia. 
  7. Practica la pronunciación: La pronunciación correcta es clave para poder comunicarte con claridad y fluidez en el idioma. Dedica tiempo a practicar la pronunciación de las palabras y las entonaciones. El traductor de Google y en muchos diccionarios online hay la opción audio para poder oír la pronunciación. 
  8. Apúntate a clases de idiomas: Hacer clases con un profesor o profesora puede serte muy útil para aprender la gramática, el vocabulario y la pronunciación correcta. Tienes varias modalidades a escoger: online, virtual o presencial.
  9. Viaja o vive una temporada en el país donde se hable la lengua que quieres aprender: aunque no siempre es posible, también es una opción a tener en cuenta. Pero recuerda que hay personas que llevan viviendo mucho tiempo en otros países y no han aprendido su idioma o no han conseguido un buen nivel. Esto se debe a que no se relacionan con personas nativas y siguen hablando su lengua materna.
  10. Imita a las personas políglotas: hay personas que han aprendido varias lenguas sin hacer cursos formales. Lýdia Machová es una de ellas y te recomendamos que veas su charla TED  en la que explica como crear tu propia metodología y un sistema para ser constante y tener éxito en el aprendizaje de los idiomas más difíciles del mundo.

Bonificar cursos de idiomas para empresas

¿Sabías que solo el 25% de las empresas españolas utiliza el crédito de FUNDAE  para la bonificación de cursos y cubrir los costes de formación? Este dato es lo que confirma el balance de situación de FUNDAE de 2022.

Y es que todas las empresas que cotizan por formación profesional disponen de un crédito anual para la formación de su plantilla. Pero como ves, aún hay organizaciones que no conocen la posibilidad de cubrir parte del coste de la formación (o incluso toda) gracias a las bonificaciones de cursos de FUNDAE (antes Fundación Tripartita).

¿Desconocías la posibilidad de utilizar el crédito de FUNDAE para la bonificación de las clases de idiomas?

¿Quieres aprovechar el crédito, pero no sabes por dónde empezar? 

Solo necesitas encontrar un buen proveedor de formación de idiomas y seguir los pasos que encontrarás más abajo, en el apartado “Cómo bonificar formación con FUNDAE”, Et voilà! Estarás en camino para desarrollar las habilidades de tu equipo.

¿Qué son los cursos bonificados para empresas? 

Todas las empresas en España disponen de un crédito anual para la formación continua de sus empleados, que puede hacerse efectivo mediante las bonificaciones en las cuotas de la Seguridad Social.

Las formaciones que puedes financiar con este crédito es lo que se conoce como cursos bonificados, que te ofrecen beneficios como mejorar la productividad, la competitividad y la empleabilidad de tu plantilla.

Aquí tienes dos detalles relevantes sobre la bonificación de FUNDAE:

  1. La formación bonificada puede ser presencial, virtual y online (e-learning) y debe estar relacionada con las necesidades de la empresa y el desarrollo profesional de las personas trabajadoras.
  2. Para acceder a estos fondos, tu organización debe estar al corriente de pago frente a la Agencia Tributaria y la Seguridad Social.

¿Qué es la FUNDAE?

La Fundación Estatal para la Formación en el Empleo, conocida como FUNDAE, es una entidad que opera en el Estado español que se creó para impulsar y financiar la formación profesional en el ámbito laboral.

Sus principales funciones incluyen la gestión de fondos destinados a la formación continua, la promoción y financiación de programas de formación profesional, la colaboración con empresas para desarrollar planes de formación, y la supervisión de la calidad de la formación impartida.

Por tanto, si eres responsable de un departamento de formación o Recursos Humanos, FUNDAE puede convertirse en tu mejor aliada porque te permitirá ofrecer formación de idiomas, u otras habilidades, sin tener que gastar una fortuna. 

Bonificar cursos de idiomas para empresas

 

Cómo bonificar formación con FUNDAE 

Quizá en la empresa donde trabajas ya contáis con una gestoría o con un departamento interno que se ocupa de gestionar estos trámites. Si no es así, siempre puedes preguntar al proveedor o centro de formación con el que quieres impartir el curso que te interesa. 

También existen empresas y profesionales especialistas con mucha experiencia que te pueden ayudar con estas cuestiones. En el caso de Ziggurat Escuela Corporativa de Idiomas, trabajamos con Fanny Porta de SYF Consultores, que desde hace 15 años gestiona las bonificaciones de la mayoría de nuestros clientes. 

A continuación, encontrarás un breve resumen del procedimiento para tramitar la bonificación de cursos para empresas:

  1. Identifica las necesidades formativas de tu organización: Evalúa las necesidades de formación de tu equipo. ¿Necesitan mejorar habilidades específicas? ¿O quizás aprender un nuevo idioma? Identificar bien estas necesidades te ayudará a elegir los cursos adecuados.
  2. Consulta el crédito del que dispone tu empresa para formación.
  3. Da de alta a tu empresa en la web de FUNDAE: Solo debes proporcionar la información básica sobre tu empresa para crear una cuenta.
  4. Selecciona un centro de formación y pregúntale si sus formaciones cumplen con los requisitos de FUNDAE. Asegúrate de que el curso que te interesa se adapte a las necesidades de tu empresa, y háblales sobre tu interés en bonificar el curso. Generalmente, los proveedores de formación tienen experiencia en este proceso y pueden guiarte con los detalles administrativos.
  5. Informa del curso o cursos a la RLT (Representación Legal de Trabajadores) si procede.
  6. Comunica el curso a la FUNDAE hasta dos días antes del inicio.
  7. Realización de la acción formativa por parte de las personas interesadas de tu equipo.
  8. Comunica la finalización de dicha acción formativa, así como la lista de participantes y el coste de la formación en la web de la FUNDAE.
  9. Aplicación de la bonificación en Seguros Sociales. Esto se puede hacer internamente o con la gestoría que os tramita las bonificaciones.
  10. Contabilización de los costes de la formación bonificada y la bonificación. Lo mismo que en punto 9.

Y en la web de FUNDAE dispones de más detalles que siempre van actualizando.

¿Qué modalidades de formación pueden bonificarse a través de FUNDAE? 

Como se ha mencionado brevemente en el apartado “Qué son los cursos bonificados para empresas”, ahora encontrarás el listado de modalidades de formación de idiomas que pueden bonificarse, pero puede aplicarse a cualquier otro tipo de formación:

  • Formación de idiomas presencial (o clases presenciales de idiomas). Alumnado y profesorado se encuentran en el mismo espacio y se comunican directamente. El máximo número de participantes es de 30 personas.
  • Formación de idiomas en aula virtual (o clases virtuales de idiomas). En este caso las clases se imparten a través de medios digitales. Por ejemplo, plataformas tipo Zoom o Teams. En esta modalidad, alumnado y profesorado no se encuentran en el mismo espacio, pero las clases se imparten en modo síncrono y de forma concurrente (puede haber personas en diferentes localizaciones que se conectan a la misma hora). El máximo número de participantes es de 30 personas.
  • Formación bimodal (combinación de clases virtuales y presenciales). Esta modalidad se considera como presencial. Y así se explica en el BOE-A-2022-24394 donde se lee: “de forma que una parte de los participantes pueda estar en un aula y simultáneamente otra parte lo pueda hacer en otra, mediante aula virtual de forma simultánea.” También es bimodal si unas sesiones son virtuales y otras presenciales.
  • Teleformación (formación online o e-learning). Formación e-learning a través de una plataforma digital de aprendizaje. La interacción con el tutor/a es asíncrona. La mencionada plataforma ha de cumplir con los requisitos de FUNDAE y para poder bonificar la formación es imprescindible que el alumnado haga un mínimo del 75% de las pruebas de evaluación.
  • Formación mixta de idiomas (combinación de teleformación y clases presenciales o virtuales). Una parte del horario es presencial y otra es teleformación (e-learning) Si la parte presencial/virtual es menor del 20% de duración, se considera teleformación.

Diferencias entre teleformación (formación e-learning) y formación virtual

A veces, los términos virtual, online y e-learning se utilizan como si fueran sinónimos y eso crea alguna confusión sobre la modalidad de la que se está hablando.

En la siguiente tabla encontrarás las diferencias:

Diferencias teleformación y aula virtual

En resumen, la principal diferencia radica en el tiempo y la interactividad. Los cursos e-learning (teleformación) permiten al alumnado aprender a su propio ritmo y no requieren una interacción en tiempo real con el profesorado, mientras que las clases virtuales implican una interacción en tiempo real y siguen un horario específico. Ambos enfoques tienen sus ventajas y desventajas, y la elección entre un curso e-learning y clases virtuales dependerá de las preferencias del alumnado y el tipo de experiencia de aprendizaje que esté buscando.

Cómo conseguir que la formación de idiomas bonificada sea un éxito

A partir de la experiencia de Ziggurat en nuestros 20 años de trayectoria, te dejamos las siguientes recomendaciones: 

  1. Proveedor: elegir bien al proveedor, así como la formación, que debe adecuarse a las necesidades y los perfiles de los participantes. Si la asistencia es alta la formación será sinónimo de inversión, pero si es baja solo será un gasto (por muy barata que sea).
  2. Asistencia: Recordar a los participantes que la asistencia ha de ser de un mínimo de un 75%. 
  3. Filtrar a las personas que van a hacer la formación: Seleccionar a los participantes de la formación implica solicitar un compromiso significativo de aquellos que seguirán los cursos. 

Recomendaciones de Ziggurat sobre la bonificación de cursos

Si apuestas por profesorado cualificado y por contenidos personalizados garantizarás que la formación aporte valor y que haya un gran compromiso por parte de las personas que vayan a seguir los cursos. Con ello conseguirás una buena asistencia que te permitirá que tus equipos se desarrollen, y además te beneficiarás de la bonificación de cursos con FUNDAE.

Para finalizar te recordamos que la formación bonificada: 

  1. Debe estar relacionada con la actividad empresarial
  2. Las acciones formativas pueden bonificarse a partir de 2 horas
  3. No podrán impartirse más de 8 horas diarias de formación excepto las que duran un solo día
  4. El máximo de participantes en la modalidad presencial y virtual es de 30 participantes y hasta de 80 en teleformación (e-learning)
  5. La asistencia mínima por participante ha de ser del 75% 
  6. La empresa debe garantizar la gratuidad de la formación a los participantes

Si tienes dudas o preguntas sobre la formación bonificada de idiomas, contacta con Ziggurat.

 

Qué es el microlearning y cómo puede ayudarte a mejorar tus habilidades

¿Qué haces cuándo quieres arreglar una mayonesa que se te ha cortado? ¿A dónde acudes para aprender vocabulario y frases básicas para ese viaje relámpago a Londres? ¿Cómo aplicas una sombra en un texto en Photoshop?

Hace unos años la solución era preguntar a un vecino para el tema de la mayonesa, o llamar a alguien con más experiencia en el caso de Photoshop. Y en cuanto al viaje, la mejor opción era ir a la librería de turno y comprar una guía típica como Inglés para el viajero de Lonely Planet, ¿te acuerdas?

Hoy, entras en internet y en la plataforma YouTube tienes miles de tutoriales de entre 3 y 15 minutos que te desvelan lo que necesitas. ¿Cuántas veces a la semana recurres a estos micro contenidos que te salvan la vida? ¡Yo, he perdido la cuenta!

El microlearning o micro aprendizaje es un concepto acuñado en 1998 por Jacob Nielsen (un experto en usabilidad web) para definir una metodología de aprendizaje que utiliza cápsulas de contenido a las que se accede a través de alguna plataforma online. 

Se trata de una metodología de aprendizaje que se basa en la entrega de micro contenidos autónomos, muy específicos, que pueden presentarse en formatos diversos como videos cortos, infografías, podcasts, cuestionarios interactivos, aplicaciones móviles, etc. El propósito del microlearning es facilitarte información relevante y concisa, que te permite aprender just-in-time; es decir, tener acceso a un determinado conocimiento, justo en el momento en que lo necesitas.

 

Microlearning corporativo: cómo las empresas pueden utilizarlo para mejorar la capacitación y el desarrollo de habilidades de sus equipos

En cualquier organización, la formación y desarrollo de habilidades de los equipos es esencial para que las personas y las empresas crezcan. Sin embargo, los métodos tradicionales de capacitación pueden resultar engorrosos y poco efectivos en un entorno laboral cada vez más dinámico y digital. Es aquí donde el concepto de microlearning se destaca como una solución pedagógica simple, flexible y eficaz.

Ventajas y desventajas del microlearning corporativo

A continuación, te explico algunas de las ventajas del microlearning en entorno corporativo:

  1. Accesibilidad y flexibilidad: El microlearning te permite acceder a la información de aprendizaje desde cualquier lugar y en cualquier momento. A través de tu ordenador y sin moverte del escritorio puedes consultar cualquier tema evitando interrupciones en el flujo de trabajo. También desde el móvil o una tablet puedes encontrar respuestas durante tus desplazamientos. Todo ello te brinda flexibilidad y te facilita una formación continua y constante.
  2. Eficiencia, enfoque y retención: La entrega de información en pequeñas dosis permite que te enfoques en temas específicos. Las micro lecciones abordan aspectos puntuales del aprendizaje, y te ayudan asimilar y retener los conocimientos. Poder revisar y repasar las micro lecciones con facilidad, refuerza tus conexiones neuronales y fortalece la memoria a largo plazo.
  3. Aprendizaje just-in-time: El microlearning es perfecto para proporcionar capacitación justo en el momento en que lo necesitas. Puedes acceder a micro lecciones relevantes para situaciones muy concretas en tu trabajo diario. Esta inmediatez permite una aplicación práctica y efectiva de lo aprendido en el contexto laboral.
  4. Personalización y autoliderazgo: El microlearning se puede adaptar a tus necesidades y a las de tu equipo. Las personas pueden elegir las unidades de aprendizaje que les interesen o necesiten, y avanzar a su propio ritmo. El autoliderazgo empodera a las personas a la hora de abordar su proceso de aprendizaje y mejora su motivación para adquirir nuevas habilidades.
  5. Actualización continua: el microlearning facilita la actualización constante de habilidades y conocimientos. Tu organización puede crear y distribuir micro lecciones actualizadas para garantizar que tus equipos estén al día y sigan aprendiendo para crecer en sus puestos.

Y ahora te listo posibles desventajas a tener en consideración:

  1. Superficialidad del aprendizaje: Debido a su enfoque en unidades pequeñas y breves, el microlearning puede resultar insuficiente para abordar temas complejos o profundos. Algunos temas requieren una comprensión más amplia y detallada, que puede ser difícil de lograr mediante micro lecciones.
  2. Falta de contexto: El microlearning puede presentar información fuera de su contexto completo, lo que puede dificultar la comprensión adecuada de ciertos conceptos o habilidades. Algunas ideas pueden perderse o ser malinterpretadas si no se presentan en un contexto más amplio.
  3. Dificultad para enseñar habilidades prácticas complejas: Algunas habilidades prácticas pueden requerir una instrucción más detallada y práctica extensa, lo que puede ser difícil de lograr con micro lecciones. Por ejemplo, aprender a tocar un instrumento musical o realizar ciertas tareas manuales puede requerir un enfoque más tradicional.
  4. Dependencia de la tecnología: El microlearning se basa en plataformas digitales y dispositivos móviles para su entrega. Aunque esto puede ser beneficioso en muchos casos, también puede ser una limitación, si no tienes acceso constante a dispositivos o conexión a internet.
  5. Fragmentación del conocimiento: Al dividir el contenido en pequeñas unidades, puede haber una falta de cohesión y conexión entre las distintas micro lecciones, lo que puede dificultar la comprensión.

Microlearning corporativo

 

Usos del microlearning en los cursos de idiomas

El microlearning puede ser un buen complemento para aprender idiomas porque la adquisición de habilidades lingüísticas requiere un enfoque práctico y continuo y, por tanto, se adapta a esta necesidad. A continuación, tienes algunos usos específicos para el aprendizaje de idiomas:

  1. Vocabulario y expresiones idiomáticas: El microlearning permite enseñar vocabulario y expresiones idiomáticas de manera contextual y relevante. Las micro-lecciones pueden mostrar nuevas palabras o frases junto con ejemplos de uso, y ejercicios interactivos para practicar. Las micro lecciones Daily Vitamin de Ziggurat son un buen ejemplo de ello.
  2. Gramática y estructuras lingüísticas: Las reglas gramaticales y estructuras lingüísticas pueden resultar abrumadoras. Con el microlearning es fácil descomponer estos conceptos en unidades más manejables, con explicaciones claras y ejemplos.
  3. Pronunciación y habilidades auditivas: La pronunciación y las habilidades auditivas son fundamentales en el aprendizaje de idiomas. El microlearning puede presentar audios cortos que aborden sonidos específicos o patrones de pronunciación, junto con ejercicios de repetición y escucha activa.
  4. Comprensión lectora y escritura: El microlearning puede mejorar la comprensión lectora y las habilidades de escritura en un idioma. La creación de micro lecciones con textos cortos, preguntas de comprensión y ejercicios de escritura permiten practicar la comunicación escrita.
  5. Conversación y fluidez oral: La fluidez oral y las habilidades de conversación requieren práctica regular. Las micro lecciones con diálogos breves, frases útiles y preguntas de conversación permiten mejorar la expresión oral.
  6. Repaso y refuerzo: El microlearning es efectivo para el repaso y el refuerzo de contenidos previamente aprendidos. Puedes acceder a micro lecciones de repaso que cubran temas específicos, que te ayudan a revisar y consolidar lo que ya has aprendido.

A pesar de la utilidad de esta metodología, en el caso de los idiomas puede tener las algunas de las desventajas que encontrarás en el siguiente apartado, por lo que se recomienda como complemento a otras metodologías. 

 

Desventajas del microlearning para aprender idiomas 

  1. Complejidad gramatical y estructural: Aprender la gramática y estructura de un idioma suele ser un desafío, y el microlearning no siempre es suficiente para proporcionar una comprensión completa y profunda de las reglas gramaticales más complejas.
  2. Construcción de habilidades comunicativas complejas: Si bien el microlearning es útil para mejorar el vocabulario y frases prácticas, es posible que resulte insuficiente para desarrollar habilidades comunicativas más avanzadas, como mantener una conversación fluida o comprender acentos locales.
  3. Escasez de interacción en vivo: Aprender idiomas a menudo implica interactuar con hablantes nativos o compañeros y compañeras de aprendizaje. El microlearning carece de la interacción en vivo necesaria para practicar el diálogo y la comunicación en tiempo real.
  4. Necesidad de contexto cultural: La comprensión de un idioma va más allá de las palabras y la gramática, y también implica una comprensión del contexto cultural en el que se utiliza el idioma. El microlearning puede tener dificultades para abordar esta dimensión más amplia del aprendizaje de idiomas.
  5. Falta de feedback personalizado: Muchas personas pueden necesitar feedback personalizado y corrección para mejorar su comprensión y expresión en el idioma. El microlearning no proporciona este nivel de atención individualizada.

 

Conclusiones sobre el microlearning

Se podría decir que la metodología del microlearning puede ser eficaz a la hora de abordar diversos tipos de conocimientos. En el ámbito corporativo puede ser muy adecuada para: 

  • Enseñar conocimientos prácticos como procedimientos paso a paso, instrucciones operativas, protocolos de seguridad y procesos de trabajo. 
  • Mejorar habilidades de comunicación con consejos para la comunicación interpersonal, negociación, liderazgo, empatía y resolución de conflictos. 
  • Explicar prácticas tecnológicas en pequeñas dosis y justo en el momento que se necesite (manejo de herramientas digitales, software o aplicaciones).
  • Formación de producto o servicio para equipos de ventas o de atención al cliente que les ayude a su comprensión y promoción.
  • Procesos de onboarding, en los que es importante facilitar la cultura organizacional, valores, políticas y procedimientos básicos de la empresa, a los nuevos empleados y empleadas.
  • Formación en diversidad, abordando temas como la igualdad de género, la inclusión, la prevención de acoso o el respeto a la diversidad cultural. Las micro lecciones pueden presentar escenarios y ejemplos para fomentar mayor comprensión y empatía.

Recuerda que el microlearning no es adecuado para todos los tipos de conocimiento. Para aprender habilidades complejas, como hablar idiomas, puede ser necesario un enfoque más tradicional o mixto que combine microlearning con otras estrategias. 

Desde mi experiencia, y la de todo el equipo Ziggurat, en la implementación de cursos de idiomas en empresas, recomiendo el microlearning como complemento a otras metodologías para combinarlo con: interacción en vivo con hablantes nativos, lectura de textos auténticos, la inmersión cultural y cursos presenciales o virtuales con profesorado titulado nativo.  Por ejemplo, la aplicación Duolingo para aprender idiomas, basada en microlearning y una de las la más populares, puede ser un aliado; pero difícilmente alguien podrá dominar un idioma usando solo esta aplicación. 

Para finalizar, si te interesa profundizar más en el tema del microlearning, te animo a que escuches la entrevista que le hacen a Miguel Ángel Muras de Snackson en este episodio del podcast Learning Advisors. Muras es un pionero en la introducción del microlearning en España y explica en detalle las ventajas y desventajas de esta metodología.

¿Tienes experiencia con el microlearning?¿Conoces personas que lo hayan utilizado para aprender idiomas? Si quieres hablar del tema no dudes ponerte en contacto a través de nuestra web o entrando en mi perfil de LinkedIn.

Beneficios de aprender idiomas

Beneficios de aprender idiomas

No sé a ti, pero a mí, además de tener salud, lo que me mueve es tener a quien querer y ser querida, compartir tiempo, conocimiento y experiencias con otras personas, y sentir orgullo por pertenecer a un equipo que lleva a cabo una actividad profesional muy útil.

Todas esas cosas, personales e intransferibles, no se pueden comprar con dinero. Y en mi caso las tres están relacionadas con los beneficios de aprender idiomas.

Escuchar a George Moustaki, y charlar con él unos minutos al final de un concierto que ofreció al aire libre en la Barcelona de los 90, fue mágico. Mi nivel de francés no era para tirar cohetes, pero el hecho de poder comunicarnos me animó mucho.

Conocer a una persona para intercambiar idiomas y mejorar mi inglés, me ha llevado a formar parte de una familia internacional desde hace más de 25 años.

O trabajar desde 2003 en el sector de la enseñanza de idiomas para empresas, con un equipo multicultural, me ha permitido desarrollarme profesionalmente. Y me ha ayudado a entender y respetar otras costumbres.

Sin ser políglota, los idiomas han jugado un papel decisivo en mi vida. Y aunque sigo viviendo en el lugar donde nací, conocer otras lenguas y culturas me ha hecho crecer como persona.

Lo que acabo de compartir es muy personal, y aunque alguna experiencia es anecdótica, me ha dado y me sigue dando muchas satisfacciones. Pero si no te parecen suficientes los beneficios de aprender idiomas que he mencionado, sigue leyendo.

Ventajas de hablar varios idiomas

¿Crees que tu vida sería mejor si hablaras varios idiomas? 

¿Tendrías más oportunidades profesionales si hablaras inglés, u otro idioma, con fluidez?  

Si has respondido con un sí a las preguntas anteriores, lee a continuación las innumerables ventajas de hablar varios idiomas. Seguro que conoces muchas de ellas, pero es posible que volverlas a recordar te ayude a despertar tu espíritu aventurero y a visualizar lo que conseguirás gracias al aprendizaje de idiomas.

  • Tener mayores oportunidades profesionales: saber idiomas te abrirá muchas puertas y te dará mayor libertad, tanto si buscas un empleo por cuenta ajena, como si tu sueño es trabajar como freelance o incluso si quieres montar una empresa.  Cada vez son más las organizaciones que buscan personas que hablen más de un idioma para poder internacionalizarse o para comunicarse con colegas y clientes en diferentes lugares del mundo. Y para emprender, saber idiomas puede ser una gran ventaja competitiva para encontrar y negociar con proveedores.
  • Mejorar tu desarrollo cognitivo: este es otro beneficio de aprender idiomas porque mejora tu memoria, tu concentración y tu capacidad para resolver problemas. También promueve el pensamiento crítico y la creatividad, y te abre a diferentes perspectivas culturales. Además, hablar dos o más lenguas con regularidad protege frente al deterioro cognitivo. 
  • Comunicarte con personas de todo el mundo: ya sea viajando o viviendo en tu propio país puede brindarte oportunidades para trabar nuevas amistades y expandir tu círculo profesional. Estas conexiones te aportarán apertura mental y fomentarán tu empatía hacia otras culturas. 
  • Viajar y acceder a otras culturas: Entenderás con mayor facilidad el entorno que te rodea y podrás sumergirte en la cultura y la vida cotidiana del país que estés visitando, lo que reducirá tu nivel de estrés. Sus habitantes agradecerán mucho tu interés por su lengua y su cultura. Además, podrás leer libros y ver películas en el idioma original.
  • Mejorar tus habilidades de aprendizaje en general: además de aprender el idioma que elijas, aumentará tu capacidad para aprender otros idiomas, e incluso otras materias. 
  • Reducir tu sensación de incertidumbre: La ventaja de los idiomas es que no cambian tan rápidamente como otros conocimientos. Lo que aprendas hoy te servirá en el futuro, si practicas los idiomas que estás aprendiendo con regularidad.

 

Cómo el aprendizaje de idiomas puede ayudarte a destacar en el mercado laboral

Aprender idiomas puede convertirse en tu ventaja competitiva para sobresalir en el mercado laboral. Por tanto, algunos beneficios de aprender idiomas:

    1. Trabajar en empresas multinacionales: podrás solicitar puestos que requieran interactuar con equipos internacionales y comunicarte con clientes de distintos países. En los procesos de selección valoran mucho las candidaturas con dominio de idiomas por su capacidad para trabajar en entornos multilingües y multiculturales.
    2. Comunicarte con claridad y fluidez: esta habilidad es imprescindible en entornos globales donde deberás llevar a cabo actividades como negociar, vender, liderar equipos o seleccionar personas de manera ágil, empática y profesional. 
    3. Acceder a más oportunidades laborales: En un mercado laboral cada vez más globalizado, el conocimiento de idiomas te abre las puertas a una amplia gama de oportunidades. Muchas empresas buscan personas que puedan comunicarse eficazmente con clientes y socios internacionales. Además, si la actividad que desarrollas puedes hacerla en remoto, te podrás establecer en otros países y seguir haciendo lo que te gusta.
    4. Emprender tu propio negocio: Si te interesa el ámbito empresarial, los idiomas te permitirán involucrarte en negocios internacionales. Conseguirás participar en acuerdos comerciales, establecer relaciones con clientes extranjeros y comprender las necesidades de los mercados internacionales.
    5. Ser más flexible y tener mayor capacidad de adaptación: El conocimiento de idiomas muestra tu capacidad para adaptarte a diferentes entornos y trabajar con personas de diversas culturas. Esto es particularmente valioso en empresas globales o en roles que requieren que seas una persona empática para interactuar con personas en todo el mundo.
    6. Ascender profesionalmente y percibir un mayor salario: El dominio de idiomas es un factor determinante en tu crecimiento profesional. Puede abrirte puertas a roles de mayor responsabilidad, como gestión de equipos internacionales, liderazgo de proyectos internacionales o incluso oportunidades de expatriación. En la web oficial de la Unión Europea señalan que “hablar una segunda lengua puede añadir entre el 11 % y el 35 % a tu salario,”

 

  1. Contar con una red de contactos más amplia: Al aprender idiomas, ampliarás tu red de contactos tanto a nivel personal como profesional. Conocer personas de diferentes países y culturas te brinda la oportunidad de establecer relaciones valiosas que pueden beneficiarte en tu carrera a largo plazo. Además, si estás presente en redes como LinkedIn, puedes hacer conexiones con profesionales de todo el mundo a golpe de clic. 

 

¿En qué puedo trabajar si hablo un segundo idioma?

Si hablas un segundo idioma, se abren muchas posibilidades laborales para ti. Aquí te presento algunos sectores en los que el dominio de un segundo idioma puede ser muy valioso:

  1. Enseñanza de idiomas: en este caso deberás contar con un alto nivel del idioma que quieras enseñar y seguramente necesitarás una titulación que te capacite como formador/a.  Puedes solicitar trabajo en una escuela de idiomas, en un colegio o dar clases particulares. Y si decides establecerte en el extranjero, valorarán mucho que enseñes tu lengua nativa. 
  2. Traducción e interpretación: Al igual que en el caso anterior necesitarás un buen nivel y títulos que lo avalen. Podrás trabajar dando servicios de traducción e interpretación, para agencias o como freelance, en diferentes contextos como conferencias, reuniones de negocios, en hospitales, etc.
  3. Relaciones internacionales y diplomacia: Puedes trabajar en organismos internacionales, embajadas, consulados, ONGs internacionales o en el sector gubernamental, facilitando la comunicación y las relaciones con otros países.
  4. Turismo y hostelería: Si hablas un idioma extranjero, especialmente uno ampliamente hablado en destinos turísticos populares, puedes trabajar en el sector del turismo y la hostelería. Puedes convertirte en guía turístico, recepcionista de hotel, agente de reservas o asumir roles de atención al cliente, auxiliar de vuelo, etc. En este sector, el inglés sigue siendo el más demandado.
  5. Salud: actualmente hay mucha demanda de auxiliares de enfermería y de otros profesionales sanitarios. Además de la formación y experiencia necesaria para el puesto, es importante hablar inglés u otros idiomas y conocer el vocabulario del sector. 
  6. Atención al cliente: Muchas empresas que operan a nivel global contratan a personas que pueden comunicarse en diferentes idiomas para brindar un servicio al cliente excepcional. Podrás trabajar en call centers, dando soporte técnico o atendiendo las necesidades de clientes.
  7. Comercio y marketing internacionales: El conocimiento de un segundo idioma puede ser muy útil en el campo de las ventas y el marketing, para llegar a audiencias de diferentes países.
  8. Consultoría y asesoría empresarial: Si tienes experiencia en negocios y hablas un segundo idioma, puedes ofrecer servicios de consultoría y asesoría empresarial a empresas que buscan expandirse internacionalmente. Puedes ayudar a desarrollar estrategias de entrada al mercado, establecer contactos comerciales y ofrecer asesoramiento cultural.
  9. Servicios de relocation (reubicación): cada vez más, las empresas internacionales desplazan a personas de sus equipos a otros países. En muchos casos, estos profesionales (expatriados) se trasladan con sus familias durante el tiempo que vayan a permanecer en otro país y necesitan de profesionales que les ayuden con el alojamiento, colegios, mascotas, etc., para adaptarse lo antes posible a su nueva ubicación.  

Estas son solo algunas de las muchas opciones disponibles. Tu elección dependerá de tus habilidades, intereses y del idioma específico que hables. Recuerda que el dominio de un segundo idioma puede complementar muchas profesiones y ampliar tus oportunidades laborales en diferentes sectores.

 

Conclusiones sobre las ventajas y beneficios de aprender idiomas

Si has llegado hasta aquí, habrás comprobado que:

  • son muchos los beneficios de aprender idiomas
  • si tienes claro cómo podría cambiar tu vida, encontrarás el tiempo para aprender el idioma que te propongas
  • si quieres invertir tiempo en algo seguro, hazlo aprendiendo idiomas
  • en muchas ocasiones no necesitarás titulaciones de organizaciones prestigiosas si demuestras que te comunicas con facilidad en otras lenguas
  • puedes empezar a aprender hoy mismo gracias a los recursos pedagógicos que encontrarás online o con algunas apps (por ejemplo, Duolingo)
  • se reducirá tu sensación de incertidumbre 

Y como dijo Flora Lewis, la primera mujer corresponsal del Washington Post en el extranjero: 

«Aprender otro idioma no es solamente aprender palabras diferentes para las mismas cosas, sino aprender otra manera de pensar acerca de las cosas».

¿Qué te parece el beneficio de aprender idiomas que señala Lewis? ¿Quieres compartirnos otras ventajas o beneficios de aprender idiomas que hayas experimentado? ¡Esperamos tus comentarios!

Formación continua: qué es y tendencias para aplicarla en tu empresa

Introducción

¿Te acuerdas del primer día que fuiste a la escuela? En mi caso tenía 4 años y mi madre me cuenta que lo pasé bien, pero al día siguiente, cuando me despertó por la mañana con un “Venga, que tenemos que ir al cole” le pregunté “¿Otra vez?” Por suerte para mi madre no opuse resistencia y a partir de ahí pasé 17 años seguidos de aula en aula.

A diferencia de la generación de mis abuelos o mis padres, en la que era frecuente formarse durante un corto período de tiempo y después trabajar en una o dos empresas durante su vida laboral, desde mi infancia escuché que era vital no dejar de aprender nunca. Profesores y profesoras me hablaron de la importancia de la formación continua, del long life learning, ese anglicismo que se ha colado en nuestro vocabulario y del que se habla más que nunca, sobre todo en el entorno profesional.

 

Formación continua, ¿qué es?

Si te preguntas qué es la formación continua, sigue leyendo este artículo. El concepto de formación continua no es algo nuevo, sino que se acuñó hace siglos. 

Néstor Fernández Sánchez profesor de la Universidad Nacional Autónoma de México menciona en su breve artículo “Surgimiento y evolución de la educación continua” (1999) que “el concepto de educación continua, considerada como actualización profesional, surge en el siglo XVII, centurias después que los clérigos (…) instauraron en el siglo XI las primeras instituciones de educación superior para formar personal especializado con grado académico.”

A la formación continua, también se la conoce como educación continua o aprendizaje permanente, y describe el proceso de adquirir nuevos conocimientos, habilidades y competencias a lo largo de la vida laboral. Su objetivo es mantener a las personas actualizadas en un campo profesional específico para que se adapten con agilidad a los constantes cambios del mercado y del entorno.

Seguro que tú, o personas de tu equipo, habéis accedido a esta formación continua a través de cursos y talleres presenciales u online o asistiendo a conferencias y programas de mentoría impartidos por instituciones académicas, empresas, plataformas con contenidos online o por otros proveedores de formación.

Actualmente en muchos países, y concretamente en España, se fomenta la formación continua para mejorar la competitividad empresarial. Marta Rahona López, actual profesora de la Universidad Autónoma de Madrid, en su estudio de 2009 “La formación continua en España: evolución y retos de futuro” de 2009 dice:

“Desde un enfoque microeconómico, la formación continua permite la actualización de los conocimientos y competencias de los trabajadores, favorece la consolidación de la inserción laboral de los jóvenes, fomenta la reducción del paro (…) e impulsa la prolongación de la vida activa de los trabajadores de más edad, incluso promueve la reducción de la pobreza al mejorar las habilidades de ciertos grupos de población”.

Han pasado 14 años desde entonces y a pesar de las bondades de la formación continua, sufrimos una crisis de empleo especialmente entre las personas jóvenes y las de mayor edad. Y aunque es indudable que en el entorno global y tecnológico en que vivimos es necesario no perder la curiosidad y mantener el hábito de aprender para mejorar nuestra empleabilidad, debemos analizar qué está fallando y qué podemos hacer para que las personas no dejen de aprender.

Entonces, si aprender es la manera de que personas y organizaciones se desarrollen, el plan de formación continua debe ser de calidad y adaptado a las necesidades de los puestos de trabajo y a los cambiantes mercados. Adquirir conocimientos técnicos, fomentar el pensamiento crítico, desarrollar las soft skills y aprender idiomas pueden ayudarnos a desempeñar trabajos, que incluso todavía no existen. 

Si quieres saber más sobre formación continuada y sobre ayudas económicas para empresas, te interesa saber que FORCEM (la Fundación para la Formación continua) se creó en 1993 y es la antecesora de FUNDAE (Fundación Estatal para la Formación en el Empleo), un organismo que ofrece un sistema de ayudas y financiación para que las empresas ubicadas en España ofrezcan formación continua. En los enlaces encontrarás más información. 

 

Importancia formación continua

¿Por qué es importante la formación continua de idiomas en tu empresa? 

Si eres responsable de formación o trabajas en el departamento de personas, talento o cultura, tengo buenas noticias para ti: la formación de idiomas es una magnífica inversión para tus equipos.  A continuación, te explicamos la importancia de la formación continua:

  • Comunicación efectiva: En un entorno global, la formación continua de idiomas permitirá a las personas de tu organización que se comuniquen eficazmente con todos los grupos de interés (stakeholders) en todo el mundo. Hablar en el idioma local, o en una lingua franca común a todos ellos, evitará malentendidos y promoverá la colaboración.

 

  • Internacionalización: si cuentas con empleados o empleadas que hablen idiomas será clave para tener presencia en mercados internacionales. La formación de idiomas os permitirá establecer relaciones sólidas fuera de vuestras fronteras y aprovechar oportunidades de negocio. Además, aprender idiomas permite conocer mejor las culturas o territorios donde se hablan y por tanto facilitará a tus equipos avivar la actividad comercial y la expansión mundial, ampliando mercados o adaptándose mejor a ellos.

 

  • Mejora de la colaboración interna: si en tu organización trabajáis con equipos multiculturales o con filiales en otros países, los idiomas fomentarán la colaboración interna. Que las personas se comuniquen en diferentes lenguas, hará que se eliminen barreras lingüísticas y se fortalezcan los vínculos entre ellas. Con una mayor eficiencia, coordinación y cohesión del equipo, tienes muchos números para conseguir el éxito empresarial que buscas (buenos resultados económicos y el bienestar de las personas).

 

  • Desarrollo profesional de los empleados: con independencia del sector en que estés, la formación continua de idiomas contribuirá al desarrollo profesional de las personas de tu organización. Si les ofreces idiomas podrán adquirir habilidades lingüísticas, que aumentarán su empleabilidad y sus perspectivas de carrera. Además, la capacitación en idiomas os permitirá ofrecer oportunidades dentro de la misma empresa a personas interesadas en roles internacionales.

 

  • Ventaja competitiva: La formación continua de idiomas puede mejorar la competitividad de una empresa como la tuya, porque incrementará la relación con vuestros clientes internacionales, empatizando más con ellos y entendiendo sus necesidades y expectativas. Con ello conseguiréis fidelizar a los clientes y obtener mayores índices de satisfacción.

 

  • Atracción y fidelización de talento: ofrecer clases de idiomas puede ser un beneficio importante para vuestros empleados actuales y futuras candidaturas. Los profesionales agradecen las oportunidades de desarrollo y crecimiento en su puesto de trabajo, y la posibilidad de aprender idiomas se valora mucho en la actualidad. Si ofreces planes de formación continua de idiomas manifiestas la voluntad de crecer, haciendo crecer a vuestra gente, con lo que aumentará su compromiso.

 

Tendencias actuales en la formación contínua en las empresas

Quizá ya tengas experiencia implementando programas de idiomas en tu organización, y es posible que lo que más valores sean las soluciones flexibles y personalizadas que se adapten a las necesidades de tus equipos.  Aquí tienes algunas de las tendencias actuales:

  • Clases virtuales con enfoque comunicativo para practicar habilidades profesionales: antes de la pandemia las clases presenciales in-company para empresas eran muy habituales. A partir del 2020, la formación de idiomas presencial ha sido sustituida en gran parte por las clases virtuales síncronas (vía Zoom, Teams u otras plataformas). Pueden ser de interés en tu empresa si valoráis dominar la conversación, queréis impactar con buenas presentaciones virtuales (comerciales, técnicas, para inversores, sobre planes de negocio, …), debéis comunicaros por correo electrónico, negociar con clientes o proveedores y en general mejorar el desempeño de tareas laborales específicas. Las clases virtuales (igual que las presenciales) tienen la ventaja de que se pueden personalizar y adaptar a cualquier necesidad. Además, el profesorado es estable y puede hacer un seguimiento de cada persona porque conoce bien sus puntos fuertes y sus áreas de mejora. 

 

  • Aplicaciones móviles y plataformas digitales: El aprendizaje online se ha hecho más popular en los últimos años, especialmente desde la pandemia, por la flexibilidad que ofrece. Si las personas te piden libertad para ir aprendiendo a su ritmo, las plataformas digitales y aplicaciones móviles pueden ser una solución para tu organización, al menos para algunos colectivos. Actualmente hay muchas soluciones online: cursos con y sin tutorías o plataformas con muchos recursos donde a veces también se puede practicar la conversación. En estos casos las personas deben tener la fuerza de voluntad de agendar momentos para practicar, y poner foco para elegir entre todas las posibilidades que brindan. A veces pasa como cuando estás delante de Netflix: acabas sin ver nada porque te pones a navegar entre las opciones que te proponen y se te han hecho las tantas.

 

  • Microlearning: está orientado a ofrecer contenidos breves que pueden consumirse con rapidez. Si necesitas que algunos de tus equipos aprendan conceptos específicos en poco tiempo, hay gran variedad de videos o apps que permiten aprender de manera efectiva. Comprueba que los contenidos (podcasts, videotutoriales, juegos o breves lecciones online) sean compatibles con dispositivos móviles para que estén siempre accesibles. Puede ser un buen complemento a otras soluciones pedagógicas.

 

  • Learning by doing e inmersiones: las inmersiones en el extranjero o los cursos intensivos pueden ser otras opciones a tener en cuenta. Salir unos días al extranjero puede ayudar a dar un salto con el idioma, a conocer mejor otra cultura y a vivir situaciones reales. Si no es posible implementar este tipo de programas, se pueden organizar intensivos para practicar role plays, pronunciación, presentaciones, negociación y otras habilidades comunicativas. Incluso se pueden impartir clases semanales durante todo el año incidiendo en temas muy específicos relacionados directamente con el puesto de trabajo. En este caso las clases presenciales o virtuales síncronas funcionan muy bien.

 

En resumen, no existe la solución perfecta, sino que debes tener claro cuál es el objetivo u objetivos que perseguís (estrategia de negocio y/o beneficio social para atraer y fidelizar talento), y elegir aquellas opciones que mejor encajen con los diferentes colectivos. Quizá por ello, no siempre te será posible trabajar con un solo proveedor.

 

Conclusiones sobre la formación contínua

En los primeros años de nuestras vidas, la familia y las personas que nos rodean deberían ser una fuente de inspiración para descubrir que el aprendizaje es un proceso del que podemos disfrutar. 

Más tarde la escuela y otras instituciones académicas deberían enseñarnos a aprender y a estimular la curiosidad. Y aunque no siempre es así, y no todas las personas han tenido ese privilegio, nunca es tarde para formarse y aprender. 

Las empresas juegan un rol social importante en cuanto al aprendizaje continuo y si eres responsable de la formación en el departamento de personas o cultura, puedes jugar un papel clave para incentivar el aprendizaje de tus equipos y hacerles cómplices de su crecimiento.

Encontrarás contenido interesante en el blog de Harold Jarche, un prestigioso estudioso sobre el aprendizaje en el lugar de trabajo que nos recuerda que “Work is learning. Learning is the work.”

¡No dejemos de trabajar para aprender idiomas, ni de aprender idiomas para seguir trabajando! 

Idiomas que vienen del latín: origen y cuáles son

Errare humanum est. 

Aunque no sepas latín (y no solo me refiero a que seas una persona muy lista o avispada), es muy probable que hayas entendido la locución latina del inicio del artículo.

Eso es así, porque seguramente tu lengua materna sea una lengua romance o quizá porque has estudiado alguna de ellas. 

Te invito a partir de ahora, si no lo habías hecho antes, a que descubras estas locuciones en libros, correos electrónicos, edificios, publicidad, monumentos, conversaciones, etc. Aunque a priori parece que no son muy frecuentes, es posible que te sorprendas. 

 

¿Qué idiomas vienen del latín y cuál es su historia?

El latín fue una lengua que se utilizó en la antigua Roma y que con el tiempo dio origen a otros idiomas europeos denominados lenguas romances o neolatinas. 

A continuación, encontrarás los siguientes idiomas que vienen del latín:

  1. Español: También conocido como castellano, el español se desarrolló en la península ibérica a partir del latín vulgar y se expandió durante la Edad Media y durante la época de los descubrimientos (del siglo XV a principios del XVII).  En el español, además de vocablos derivados del latín, también encontramos palabras de origen griego, celta o árabe. En la actualidad, es uno de los idiomas más hablados del mundo y es la lengua oficial en 21 países.
  2. Francés: Surgió en la región de la Galia (la actual Francia) a partir del latín vulgar. El ejército romano liderado por Julio César invadió Francia y causó que el latín se extendiera por todo el país, aunque en algunos territorios se continuaron usando otros dialectos celtas. El francés moderno es una mezcla del latín y el provenzal, y hoy en día es el quinto idioma más hablado del mundo por detrás del mandarín, el inglés, el español y el árabe. Es el idioma oficial de 29 países, entre ellos: Canadá, Bélgica y Madagascar.
  3. Italiano: Nació en Italia y a día de hoy según Wikipedia, es la lengua materna del 95% de su población. Proviene también del latín vulgar, como el resto de las lenguas romances y durante el Renacimiento, se consolidó como lengua literaria. Es el idioma oficial de ItaliaSan Marino, Ciudad del Vaticano y Suiza. En la Revista de la Sociedad Española de Italianistas 1-2, 2003, página 162 publicada por la Universidad de Salamanca, Fausto Padilla escribe: “No hay que olvidar que hace sólo un siglo, entre finales del s. XIX y principios del XX, lo que se entiende por italiano o italiano standard era hablado únicamente por el 10% del país, mientras que el 90% restante hablaba exclusivamente su lengua materna o dialecto, (…) Por esta razón se ha dicho del italiano (…) que “es la lengua más antigua y más moderna de entre las romances”.
  4. Portugués: Este es otro de los idiomas que vienen del latín, se originó en Portugal y se desarrolló a partir del latín vulgar. Es la sexta lengua materna más hablada del mundo y la tercera lengua más hablada que utiliza el alfabeto latino. Además, es el idioma oficial de Brasil, Portugal, Angola, Mozambique, Guinea-Bisáu, Cabo Verde, Guinea Ecuatorial, Santo Tomé y Príncipe y Timor Oriental. Hay que resaltar que en el portugués de Brasil encontramos palabras, sonidos y expresiones que han adoptado de otras lenguas indígenas, por lo que a veces es muy distinto del portugués que escuchamos en Portugal.
  5. Rumano: Aunque con menos hablantes, el rumano también es otra lengua que evolucionó a partir del latín vulgar, pero con influencias del dacio, el idioma que se hablaba en Dacia, antigua provincia romana, y que corresponde al territorio actual que ocupan Rumania y Moldavia. El rumano es la lengua oficial de estos dos países.

Además de los citados anteriormente, dependiendo de la fuente consultada hay entre 20 a 49 idiomas que vienen del latín. A veces no se tienen en cuenta, porque el número de hablantes es muy bajo, o porque algunos de ellos son considerados dialectos, no idiomas en sí.

origen idiomas latín

 

Otros idiomas de que vienen del latín en España 

En España además del español, también se hablan otras lenguas romances: 

  • Catalán: es una lengua románica (o romance) que nació entre los siglos VIII y X en una parte de Cataluña y que poco a poco se consolidó en el resto de Cataluña, Andorra, en las Baleares, el País Valenciano, la Franja (Aragón), la ciudad de Alguer (en la isla de Cerdeña), la Cataluña del Norte (pequeña área francesa de los Pirineos orientales) y la comarca murciana del Carche. Según Gencat.cat, actualmente, se extiende sobre un territorio de unos 68.730 km2 habitado por 13.740.000 personas pertenecientes a cuatro estados: Andorra, España, Francia e Italia.
  • Gallego: pertenece a la familia de las lenguas románicas y proviene del latín que introdujeron los romanos en el noroeste de la Península Ibérica. A partir de la edad media y por factores sociopolíticos el gallego entró en decadencia y apenas se utilizó durante los “Siglos Oscuros” (del XVI al XVIII). Durante el siglo XIX, el movimiento de renovación cultural denominado “Resurgimiento”, resucitó el gallego y es cuando aparecieron la primera gramática y diccionario gallegos. En este período, concretamente en 1863, Rosalía de Castro publicó la primera obra escrita en gallego: el libro de poemas Cantares gallegos.

 

¿Por qué es importante conocer los idiomas que vienen del latín?

Conocer los idiomas que vienen del latín es importante por varias razones:

  • Herencia cultural: Conociendo uno o más idiomas romances podrás acceder a una inmensa riqueza cultural de áreas tan diversas como la literatura, la poesía, el arte, la filosofía, la arquitectura, el derecho, etc.
  • Comunicación: algunos de los idiomas románicos, como los citados anteriormente, tienen tantos hablantes en el mundo que conocerlos te permitirá viajar, conocer otras culturas y disfrutar de más oportunidades profesionales. 
  • Mayor facilidad de aprendizaje: si hablas uno o más idiomas que vienen del latín, te facilitará aprender idiomas de la misma familia, ya que comparten muchas similitudes gramaticales y léxicas. Y podrías convertirte en políglota en menos tiempo.
  • Ventaja para las empresas: para ampliar su mercado, muchas organizaciones fomentan el aprendizaje de idiomas romances entre sus equipos para llegar a otras latitudes y poder exportar o importar productos o servicios. 

 

Ejemplos de palabras en español que derivan del latín

El español ha heredado numerosas palabras del latín y aquí tienes algunos ejemplos y su correspondiente palabra latina:

  1. Agua – aqua
  2. Amor – amorem 
  3. Armario – armarium
  4. Bello– bellus
  5. Nupcias- nuptiae 
  6. Hombre – homo
  7. Horario – horarius
  8. Luna – luna
  9. Madre – mater
  10. Mujer – mulier
  11. Muerte -mors
  12. Padre – pater
  13. Sol – sol
  14. Sombra -umbra
  15. Tierra – terra

Estos son solo algunos ejemplos, pero hay muchos más términos en español que vienen del latín. La lengua latina ha dejado una profunda huella en el vocabulario español.

ejemplos de palabras en latín

 

Locuciones famosas en latín 

Además de todos los vocablos que vienen del latín, también encontramos locuciones latinas, que son expresiones en latín que se usan en español u otros idiomas romances.

Pueden ser de una sola palabra, dos o una frase.

No llevan acento gráfico, puesto que en latín no se usaba tilde. Y en general se escriben en cursiva. 

Las que encontrarás en la siguiente lista son de las más populares que se usan en español y otros idiomas. Cabe destacar que algunas de estas locuciones pueden variar ligeramente en su uso y significado dependiendo del contexto:

  • Veni, vidi, vici: «Vine, vi, vencí». Famosa expresión de Julio César que significa lograr una victoria rápida y contundente.
  • A posteriori: «Después de». Se refiere a un razonamiento o conocimiento basado en la experiencia o evidencia posterior.
  • A priori: «Antes de». Indica un razonamiento o conocimiento previo a la experiencia o evidencia.
  • Vox populi: «Voz del pueblo». Significa una creencia u opinión popular.
  • Eureka: «Lo encontré». Expresión de alegría o descubrimiento repentino, asociada con Arquímedes.
  • Errare humanum est: «Errar es humano». Reconoce la tendencia de los seres humanos a cometer errores.
  • Alea iacta est: «La suerte está echada». Frase atribuida a Julio César al cruzar el río Rubicón, indicando que se había tomado una decisión irreversible.
  • Carpe diem: «Aprovecha el día». Significa disfrutar el presente y no preocuparse demasiado por el futuro.
  • Et cetera (etc.): «Y otros». Se utiliza para indicar que hay más elementos o ejemplos que no se mencionan en una lista.
  • Ad hoc: «Para esto». Se refiere a algo hecho o utilizado con un propósito específico y no con una aplicación general.
  • Alma mater: «Madre nutricia». Se refiere metafóricamente una institución educativa que otorga grados académicos a quienes han estudiado en ella.
  • Cum laude: «Con alabanza». Se utiliza para indicar que alguien ha obtenido un grado académico con honores.
  • Modus operandi: «Modo de operación». Se refiere a la forma característica en la que alguien lleva a cabo una actividad o comete un delito.

 

Conclusión

Es vox populi que para mejorar tu modus vivendi, aprender idiomas es una de las mejores cosas que puedes hacer. No lo dejes para mañana si puedes empezar hoy. 

Recuerda que invertir tiempo en aquello que nos hace crecer es condición sine qua non para conseguir un mayor bienestar.

Y si quieres saber más sobre la vigencia del latín en las lenguas romances te recomiendo los libros Latin Lovers de Emilio del Río, donde dice que “el latín no es una lengua muerta, sino una lengua inmortal” y Peccata minuta de Victor Amiano (seudónimo de tres expertos en filología: Antonio Cascón Dorado, Rosario Lopez Gregoris y Luis Unceta Gómez).

Espero que el artículo sobre idiomas que vienen del latín te haya animado a seguir aprendiendo idiomas romances.

Uso de anglicismos en español

La CEO de la startup quiso enviar por email el briefing para el meeting sobre la nueva estrategia de marketing, pero su smartphone no captaba la señal del wifi. Así que aprovechó para darle feedback al influencer que iba a protagonizar la campaña de la nueva app, mientras se hacían unos selfies.

¿Has encontrado algo peculiar en el fragmento anterior? ¿Te resultan familiares todas las palabras que aparecen?

En solo unas pocas líneas, el 23% de los términos son anglicismos muy populares en España y que quizás utilizas con frecuencia. Pero además del español, otros muchos idiomas contemporáneos han adoptado anglicismos.

 

Qué son los anglicismos 

Los anglicismos son préstamos lingüísticos de origen inglés que se oyen con frecuencia en áreas como los negocios, la tecnología, la moda, el deporte, la gastronomía o el sector del entretenimiento. 

Según la RAE (Real Academia Española), un anglicismo es un vocablo o giro de la lengua inglesa empleado en otra lengua, en este caso el castellano. El motivo principal de incorporar palabras extranjeras puede deberse a que no existen palabras equivalentes en castellano, o que éstas sean palabras poco utilizadas.

 

Ejemplos de anglicismos de moda

A continuación, te listamos por orden alfabético 20 de los anglicismos que están más de moda en España: 

  1. App (aplicación)
  2. Bestseller (libro de gran éxito de ventas)
  3. Briefing (informe, resumen)
  4. CEO (director ejecutivo)
  5. Email (correo electrónico)
  6. Fashionista (persona apasionada por la moda y las últimas tendencias)
  7. Fitness (estado de buena forma física y conjunto de actividades relacionadas con el ejercicio y la salud)
  8. Foodie (persona aficionada a la comida y a descubrir nuevos lugares para comer. A veces en español se utiliza el vocablo comidista.)
  9. Hashtag (etiqueta o palabra precedida por el símbolo «#» utilizada en redes sociales para categorizar contenido)
  10. Influencer (persona popular en redes sociales y que influye en la toma de decisiones de su audiencia)
  11. Marketing (mercado, mercadotecnia)
  12. Meeting (reunión)
  13. Selfie (autorretrato hecho con la cámara de fotos de un teléfono inteligente)
  14. Show (espectáculo)
  15. Smartphone (teléfono inteligente)
  16. Software (programa informático)
  17. Startup (empresa de nueva creación)
  18. Streaming (transmisión o reproducción de contenido multimedia en línea)
  19. Trending topic: (tema de máxima actualidad o tendencia popular en redes sociales)
  20. Wifi (conexión inalámbrica a internet. Procede del inglés Wireless Fidelity)

Recuerda que esta lista está en constante cambio y evolución. Además, son solo unos pocos ejemplos de anglicismos que se utilizan en español.

Origen de los anglicismos

 

Tipos de anglicismos

La RAE, debido a la popularidad de algunos anglicismos, ha creado las siguientes categorías:

  1. Anglicismos innecesarios o superfluos: son palabras en inglés que tienen vocablos equivalentes y en plena vigencia en español, pero se usan en inglés por moda o esnobismo. Ejemplos de anglicismos: jeans (en vez de tejano o vaquero), link (en vez de enlace), back-up (en vez de copia de seguridad) y consulting (en vez de consultoría).
  2. Anglicismos  necesarios: son aquellos vocablos en inglés que se han generalizado porque no existen palabras equivalentes en español o porque el término en inglés es más conocido que en español. A estos extranjerismos se les trata de diferentes maneras:
    • Mantenimiento de la grafía y pronunciación originarias (son los llamados anglicismos crudos). Algunos ejemplos de anglicismos son blues, jazz o software. En estos casos deben resaltarse en cursiva o entre comillas. 
    • Adaptación de la grafía y pronunciación originarias (son los denominados anglicismos adaptados). Hay dos tipos de adaptación:
      1. Se conserva la grafía original con pronunciación española y acentuación gráfica siguiendo las reglas del español. Ejemplos serían: airbag y máster. En estos casos no aparecen en el diccionario resaltadas en cursiva.
      2. Se adapta la forma extranjera al sistema gráfico español, pero se mantiene la pronunciación original. Así, para el anglicismo football se propone fútbol, para bacon, beicon o para freaky, friqui o friki. 

Vale la pena añadir que también existen falsos anglicismos, palabras que vienen del inglés o lo parecen, y que, aunque no lo creas, no existen en inglés o tienen un significado totalmente distinto. Aquí tienes algunos ejemplos de palabras que no existen en inglés y que utilizamos como falsos anglicismos. En paréntesis tienes el término correcto en inglés:

  1. Footing (running o jogging)
  2. Puenting (bungee jumping)
  3. Smoking (tuxedo)
  4. Zapping (channel surfing)
  5. Burguer (fast-food restaurant)
  6. Camping (campsite en inglés británico o campground en inglés americano)
  7. Parking (car park en inglés británico o parking lot en inglés americano)
  8. Top model (super model)

 

¿Cuál es el origen de los anglicismos en España?

Durante el siglo XIX y principios del XX se empezaron a adoptar los primeros anglicismos en el español. 

María Vázquez Amador, doctora por la Universidad de Cádiz abordó este tema en 2012 en su tesis doctoral. Y en el artículo “Los anglicismos en la lengua española a través de la prensa de la primera mitad del siglo XIX” publicado en 2014 en la Revista de Investigación Lingüística, (número 17) de la Universidad de Murcia, Vázquez explica que la mayoría de anglicismos en prensa, que encontró en el estudio de ese período, estaban relacionados con el área del comercio. En cambio, se usaban mucho menos en áreas como la administración pública, la alimentación o el deporte. Y los más numerosos eran anglicismos crudos, aquellos que mantenían la grafía original del inglés.

Pero ha sido desde el siglo XX, sobre todos en las últimas décadas, cuando ha habido una explosión en la adopción de anglicismos en español. Los principales motivos son:

  1. La globalización de la economía
  2. La influencia de la cultura anglosajona (música, televisión, cine, …)
  3. El uso de las nuevas tecnologías e internet ha acercado el inglés a personas de todo el planeta 

Además del uso de los anglicismos en español, este idioma ha incorporado prestamos lingüísticos de otros idiomas, además del inglés. El árabe y el francés serían los más frecuentes. 

Recomendaciones anglicismos

 

Recomendaciones en el uso de anglicismos en español cuando nos comunicamos

El abuso de los anglicismos en español genera polémica. La recomendación de la RAE es utilizar solamente aquellos anglicismos necesarios, ya que podría afectar a la riqueza del idioma. De hecho, instituciones educativas como la UOC, tienen su propia normativa para el uso de anglicismos, con la finalidad de evitar un uso excesivo de anglicismos que podría dificultar la comprensión de algunos textos. 

En resumen, estas serían algunas indicaciones a la hora de usar anglicismos:

  1. No abuses de anglicismos ya que podría dificultar la comprensión o cambiar el sentido del mensaje que vas a transmitir.
  2. Ten en cuenta a la audiencia a la que te diriges. Es posible que no esté familiarizada con ciertos vocablos en inglés.
  3. Procura adaptar el anglicismo al español (en cuanto a pronunciación o grafía) para que no se den malentendidos entre las personas nativas a las que te diriges. 
  4. Antes de usar un anglicismo, elige una palabra equivalente en español para fomentar la diversidad lingüística. 
  5. Asegúrate del significado de los anglicismos para usarlos con corrección, y si es necesario explica los menos conocidos para que llegue correctamente el mensaje que quieres comunicar
  6. No caigas en la pedantería o el esnobismo usando anglicismos para parecer una persona más culta, o para vender humo. 

Lo mencionado anteriormente no significa que no nos aprovechemos de ciertos anglicismos en español cuando hablamos o escribimos. Los idiomas están vivos y evolucionan constantemente, y al igual que en otras áreas, están sujetos a la influencia de otras culturas, así como de la tecnología, los cambios sociales y la globalización.

Prohibir los extranjerismos, en este caso los anglicismos en español, sería como poner puertas al campo. Si tu objetivo es comunicarte eficazmente y con la menor ambigüedad posible, adopta palabras extranjeras en tu entorno laboral cuando ello va a mejorar la comprensión a tus colegas o clientes, y procura adaptarte a cada contexto y audiencia.  

Te recomiendo que eches un vistazo si quieres ver una campaña sobre el abuso de anglicismos que lanzó la RAE en 2016 y que se hizo viral

 

Conclusiones

En el inglés, sobre todo en Estados Unidos, han adoptado muchas palabras del español, sobre todo por la proximidad a América Latina. Pero además de siesta, fiesta o patio me gustaría que incorporaran términos como estrenar, sobremesa o vergüenza ajena. Cada vez que intento hablar de estos conceptos en inglés, no encuentro las palabras adecuadas, y es que están muy relacionadas con la cultura y el territorio donde se usan. 

Seguro que te ha pasado algo parecido y es posible que uses anglicismos u otros extranjerismos porque hay palabras que no puedes traducir literalmente para expresar algo en otro idioma que no es el tuyo. Desde aquí quiero hacer un homenaje a las personas que se dedican a la traducción, porque no siempre están valoradas como merecen. La labor que hacen para encontrar vocablos o expresiones equivalentes en otras lenguas puede ser un reto, ya que los idiomas tienen una relación directa con la cultura a la que pertenecen.

Vale la pena tener una mentalidad abierta para seguir aprendiendo idiomas e incorporar nuevo vocabulario, incluso extranjerismos. Los idiomas te ayudan a entender el mundo y te acercan a otras personas. Si sabes usar estos préstamos lingüísticos correctamente, sin abusar, y en el contexto adecuado, conseguirás comunicarte con éxito.

7 nuevos retos de los departamentos de formación

Como responsable de formación, ¿qué retos afrontas en tu día a día? ¿En función de qué eliges un curso o un proveedor de formación? ¿Tu equipo pone pegas al e-learning? ¿Cómo diseñas el plan de formación en un entorno tan cambiante?

Toni Ramos contestó a éstas y otras preguntas durante el encuentro virtual que Ziggurat Escuela Corporativa de Idiomas organizó el pasado 22 de septiembre.

Si pudiste asistir, recordarás que la mayoría de personas que participaron eran responsables de formación, así que además de escuchar a Toni, quizá compartiste experiencias y disfrutaste del resto de intervenciones.

Sobre Toni Ramos
Toni Ramos es licenciado en pedagogía y Máster en RRHH por la UOC; fue responsable del primer máster online en Dirección y Organización de Empresas en lengua castellana, ha trabajado en la UOC y conoce a fondo el tema de las Universidades Corporativas.Por su trayectoria profesional, como consultor de formación enorganizaciones, nos pareció de interés conocer su opinión sobre los nuevos retos de los departamentos de formación.

En este artículo encontrarás las respuestas agrupadas en 7 retos, y al final, un decálogo con las conclusiones.

retos


Reto 1: Cómo incluir el aprendizaje informal en la gestión el conocimiento

Las personas estamos aprendiendo constantemente, muchas veces de manera inconsciente o informal. El modelo de aprendizaje 70-20-10 plantea que aprendemos a través de diferentes canales. El 70% hace referencia a lo que aprendemos en el puesto de trabajo, el 20% a lo que aprendemos a través de las interacciones con otras personas del trabajo y el 10% correspondería al aprendizaje formal, a través de cursos que vienen diseñados y planificados desde RRHH o el departamento de formación.

“Siempre hablo de la máquina de café como el lugar donde más se aprende, porque es donde te cruzas con un compañero y aprovechas para hacerle una pregunta”, comentó Toni Ramos durante la conversación y añadió: “Si conseguimos que esa pregunta que se hace en la máquina de café, y que ha quedado entre dos personas, la pudiéramos dirigir a unos foros de debate en nuestra plataforma digital, el efecto sería multiplicador, porque la respuesta a esa consulta, la estarías compartiendo con toda la organización y si, además, eso lo complementas con un buen sistema de gestión del conocimiento, realmente no sólo son las personas quienes aprenden sino que también aprende la organización.”

cowomen-QRw_BXizqCk-unsplash

Ramos añadía que justamente ahora que no podemos encontrarnos en la máquina de café para compartir ese conocimiento, crear una comunidad de managers de la empresa, serviría para lanzar impresiones, inquietudes y preguntas. Su consejo es identificar a personas embajadoras a las que acudir y darles un papel dentro de esa “tribu”; eso hará que se animen a compartir y a sentirse valoradas.


Reto 2: Qué es lo más importante para diseñar un plan de formación

“La empresa que organiza un programa de formación tiene que pensar primero en negocio. Es decir, hacia dónde va la compañía, qué es lo que pretendemos; si por ejemplo pasamos por un momento de bajos ingresos, para mí el objetivo podría sería vender más. Y dentro del objetivo de vender más, pensaré qué debo hacer para incrementar mis ventas. Y un medio para conseguirlo es el de la formación” explicó Toni Ramos.

Y lo completó diciendo que, cuando haces un programa de formación, no sólo debes pensar en que las personas que asistan lo valoren positivamente en el cuestionario final de satisfacción. Hay que hacer una evaluación de las competencias adquiridas, y sobre todo comprobar qué transferencia hay en el puesto de trabajo, para ver si se ha conseguido lo que perseguía la formación.

El ejemplo que pone Toni sobre la formación en ventas podemos trasladarlo a la formación de idiomas para empresas. En este caso el objetivo no sería saber más inglés, sino que las personas que asistan a los cursos se comuniquen con eficacia y puedan desarrollar mejor su trabajo cuando hablan con clientes o proveedores en inglés. El beneficio será la optimización del tiempo y menor número de malentendidos.

Finalmente, subrayar que cuando contratas a un consultor externo, debes tener muy clara la solución-formación que buscas para que se adapte a tu negocio y que no te venda una solución estándar.

Reto 3: Qué futuro les espera a las personas responsables de formación

Laura Rosillo, una profesional con una larga trayectoria como responsable de formación intervino diciendo: “El papel del responsable de formación ha cambiado y tiene que incorporar el mapa de talento de la organización, saber muy bien quién sabe qué y qué puede aportar. (…) A los embajadores, esas personas que son referentes en la organización, hay que rescatarlas para ponerlas en juego. Ese es un nuevo rol que rompe con el modelo profesor-alumno. Lo que se trataría, a mi parecer, es de convertir a todos los empleados o colaboradores de una organización en maestros. (…) Creo que el reto que tenemos es la transformación profesional, el famoso reskilling, el transformar el oficio y las profesiones. Creo que este es uno de los retos más importantes que nos esperan en los próximos meses: cómo transformar todo lo que hacen cada uno de nuestros trabajadores.”

Pep Marqués, Director Corporativo de Desarrollo organizativo y transformación digital en Barcelona Activa fue así de claro: “Creo que, a medio plazo, esta figura tan clásica de gestor de formación en las empresas va a desaparecer. Continuó explicando que él ve dos tendencias claras, sobre todo dentro de las compañías tecnológicas. La primera, es responsabilizar a cada individuo de su propia formación y la segunda, transformar la figura de los y las responsables de formación en colaboradores de la gestión del cambio en las organizaciones. Para Marqués, el departamento de formación debe ayudar a crecer, a identificar necesidades, a mantener una dinámica de cambio cultural constante, que permita que la organización sea competitiva en cada momento. La clave también es atender los números de la compañía y en cualquier inversión en formación saber que ROI (retorno sobre la inversión) tengo”.

Toni Ramos compartió en gran medida la opinión de Pep Marqués: “Cuando en RRHH hablan del Business Partner HR es precisamente porque se quiere dar una orientación más a negocio. (…) Hasta ahora el gestor de la formación se encargaba de hacer el plan de formación, de seleccionar proveedores y de gestionar unos recursos. Yo creo que ahora (…) tienen que cumplir otra misión y además cubrir unos resultados. (…) Entonces creo que, si queremos ganarnos ese respeto y poner en valor la formación, cada vez más, tendríamos que hablar de ROI y demostrar ese retorno de la inversión.

En definitiva, ¿Cuál es el reto más importante del responsable de formación para Toni Ramos? “Hacerse valer dentro de su empresa. O sea, la gente de RRHH y formación tenemos que estar mucho más cerca de los comités de dirección.”

marilia-castelli-jX_7oDSo9_w-unsplash


Reto 4: Cómo hacer un plan de formación en un entorno VUCA

Si todo cambia tan deprisa, ¿podemos diseñar un plan de formación anual? La clave es tener unos objetivos claros y que la figura del responsable de formación, learning advisor o CLO (Chief Learning Officer) sepa gestionar el cambio y entienda la cultura de la organización. Si es así, esta figura debería ser tan importante o más que la del asesor financiero.

Toni Ramos nos dejó algunas pistas sobre cómo diseñar ese plan de formación flexible y adaptable al cambio:

  • Escucha a tus equipos.
  • Decide qué competencias hay que trabajar y cuáles se pueden aprender online y cuáles no: si es un tema de conocimientos no habrá problema con que sea online. Pero si es un tema de habilidades o de actitudes ahí sí que tendrás que ir hacia un blended o a un programa íntegramente presencial.
  • Habla en clave de negocio.
  • Olvídate de la edad de las personas de tu equipo. No pienses que por tener determinados años no puede utilizar una metodología: es un tema de actitud no de años biológicos.
  • Busca soluciones formativas de calidad que se adapten a tu presupuesto y a las necesidades de tu gente. Hoy la tecnología es más accesible que nunca.
  • Ocúpate de que tu equipo se comprometa con el aprendizaje y se siga actualizando. Te puedes encontrar con profesionales que, dentro de dos años, si no se han formado, ya no tendrán las competencias que se necesitan. Y el coste para la empresa puede ser muy alto.

Laura Rosillo nos explicó que a veces las personas vivimos el cambio como una pérdida, por lo que en su opinión el papel del gestor de RRHH o agente de formación, debe ser seguir luchando para la gente aprenda y siga teniendo retos personales. “Pero lo que es importante en todos los casos, es que el cambio se viva como una mejora, no como una pérdida y ese es uno de los objetivos fundamentales para los que nos dedicamos al tema del aprendizaje”. Y también nos dejó estas interesantes reflexiones para debatir:

  • “Si la organización cambia, las personas cambian, por una cuestión de supervivencia.”
  • “Veo a gente que se apunta a un MOOC y luego cuando vuelve al trabajo su jefe le dice que estupendo, pero que siga haciendo las cosas como las hacía antes”.
  • “Lo que envejece son las organizaciones, no las personas.”

Reto 5: Quién es el responsable del aprendizaje

Desde la perspectiva de Laura Raulet, fundadora y coach en Learn&Grow, “las personas estamos en una compañía por un tiempo determinado, cada vez menos años; eso quiere decir que la responsabilidad de la formación es de cada uno”.

Ramos objetó que, aunque la vida útil en las empresas se ha reducido (parece ser que en 2025 será de 10 años) y tendremos que cambiar varias veces de trabajo, no solamente las personas deben ser las responsables de su aprendizaje.

Para él no hay duda: “La responsabilidad debe ser compartida. (…) La responsabilidad del trabajador es clara y además es interesada porque cada vez es más importante el tema de empleabilidad y si tú quieres mantenerla tienes que estar actualizando tus competencias y aquí, no hay atajos. Pero por otro lado yo creo que las empresas, tienen que ser responsables de la formación de los trabajadores y sobre todo no de poner formación a su disposición sino de cubrir las expectativas y asumir nuevas competencias. Por la sostenibilidad de la empresa es necesario. Porque luego reestructurar la empresa, despedir a gente y contratar a otras personas acaba siendo más costoso. Y luego hay otro argumento, y si queréis me podéis llamar naif. Y es que yo creo que las organizaciones, las empresas, tendrían que preocuparse por dar algo más a la sociedad. Está claro que una empresa se constituye para ganar dinero y si no lo hace vamos mal, porque al cabo de un tiempo va a cerrar y esos trabajadores van a ir a la calle. Pero creo que las empresas deben preocuparse de dar algo más de valor a la sociedad. Por eso digo que la responsabilidad debería estar compartida.”

Por tanto, esa autorresponsabilidad, motivación o compromiso debe venir de entender que el aprendizaje y la formación que ofrece la organización es un win-win para ambas partes (empresa y personas).

Reto 6: Cuál es el nuevo rol del formador

“En una organización, el conocimiento no lo ostenta una o dos personas; todos tenemos algo que aportar. En formación a veces nos hemos quedado con la imagen del experto, porque si vamos 50 años atrás, vemos las universidades con el gran catedrático que era quien ostentaba el conocimiento y lo transmitía como en una fábrica, de forma masiva. Antes tenías que ir a una biblioteca para conseguir una enciclopedia para encontrar cierto contenido. Ahora tenemos contenido en la red muy valioso (…) y tenemos la obligación de “explotarlo” en la medida de lo posible.”

Para Ramos el formador ya no debe ser un transmisor de conocimiento. Ahora debe hacer de curador de contenidos, fomentar la participación, generar dinámicas, y facilitar que las personas sean la que compartan conocimiento. El formador debe adaptarse a la realidad y olvidarse de métodos de hace años que utilizaba presencialmente, y más con esta crisis que ha llegado, y en la que muchas empresas han pasado de hacer un 10% de formación e-learning a un 90%.

“¿Y por qué ese docente debe cambiar? ¿Qué queremos? ¿Que las personas aprendan o que aprenda la organización? Porque si solo aprenden las personas, cuando esas personas se van de la organización se pierde toda esa inversión, por tanto, intentemos que quede un poso y sea la organización la que aprenda.

La clave es enseñar a aprender […] Y la experiencia ahora nos dice que podemos hacer una clase igual de participativa en virtual que en presencial.

Pero exige que cuando diseñemos la formación pensemos en poner más hitos, hacer más descansos, cambiar de actividad cada 5, 7 minutos y que el formador no hable más de 4 minutos seguidos. Si haces participar a la gente o crear grupitos (tenemos herramientas que lo permiten) puedes hacer clases online (virtuales en vivo) incluso de 3 horas. (…) La clave es que estén pasando cosas diferentes. Si nos ponemos en modo experto, hablando solo nosotros, los vamos a perder.”

Sobre el tema del formador Laura Raulet, añadió: “lo que se acaban son los formadores (tradicionales) y lo siento mucho, pero es así. Son animales terrestres y los formadores tenemos que ser anfibios y casi que facilitadores acuáticos porque en el mundo cada vez hay más agua y el agua es este mundo digital”.

7 nuevos retos de los departamentos

 

Reto 7: Cómo motivar a mi equipo, que está teletrabajando, para que haga formación no presencial

Toni Ramos abordó esta cuestión así: “La pregunta podría ser la misma quitando lo de no presencial: ¿Cómo motivar a las personas para que realmente hagan la formación? La modalidad tendría que ser lo de menos. Si la gente ve utilidad en lo que está haciendo, ve que el tiempo que invierte es fructífero, que hay un retorno, que puede aplicar los nuevos conocimientos o competencias en el puesto de trabajo y encima le planteamos un curso interactivo (…) siempre ganaremos; pero hay gente que pone cierta resistencia a la formación no presencial.”

Nerea Martínez, responsable del diseño y la implementación de formación en Werfen compartió su experiencia al respecto. Su receta para motivar y enganchar a estas nuevas metodologías a los colectivos que llevan tiempo en la organización es “no pasar del 0 a 100, de lo totalmente presencial a lo totalmente digital, sino que poco a poco lanzar píldoras, pequeñas acciones y que la gente vea que funciona (…) Y si una sesión de media hora funciona, por qué no una de 3 horas”.

Toni Ramos le contestó: “Es importante tener esta actitud de querer cambiar y de asumir que vienen cambios e intentar ser lo más positivo e intentar adaptarte. (…) No podemos plantearnos cambiar a las personas de un día para otro, y aquí da igual la edad que tengan”. Añadió que el tema de la comunicación también es vital para cambiar actitudes y explicar muy bien el sentido y objetivos de la formación que se propone.

Maden Castillo de la Rosa, consultora y formadora compartió que ve resistencia a la formación online tanto por parte de personas formadoras como por las personas asistentes. Piensa que determinadas formaciones sobre habilidades son difíciles impartirlas online porque no puedes transmitir lo mismo. Lo que planteó Nerea le pareció buena idea.

Verónica Infante García, una profesional ligada a departamentos de personas añadió que lo importante es que la formación sea interesante, ágil, dinámica y que la formación online (síncrona o asíncrona), que cuente con un facilitador y una buena metodología, puede ser igual o mejor que la presencial.

Toni Ramos finalizó matizando lo importante que es la tecnología en la formación virtual: “Obviamente lo es, pero para mí se puede innovar muchísimo en la metodología, y de poco sirve tener una buena tecnología si no te adaptas a ella y le sacas el máximo provecho”.


Decálogo del nuevo rol de responsable de formación

A continuación, encontrarás aquellas ideas que resonaron con más fuerza durante el encuentro virtual sobre los nuevos retos de los departamentos de formación y que pueden inspirarte:

  1. Utiliza las redes o una plataforma de formación para aprovechar la interactividad y recoger las carencias que tiene tu equipo, así como todo el intercambio de conocimientos entre personas.
  2. Identifica a personas embajadoras en tu organización.
  3. Persigue los objetivos de la formación estando muy cerca de la unidad de negocio.
  4. Recuerda que el conocimiento no lo ostenta una o dos personas, todas tienen algo que aportar, todas pueden ser maestras.
  5. Comprueba siempre que haya transferencia en el puesto de trabajo para ver si se ha conseguido lo que perseguía la formación.
  6. Ocúpate de que tu equipo se comprometa con el aprendizaje y se siga actualizando.
  7. Haz que tu equipo viva los cambios como una mejora, no como una pérdida.
  8. Fomenta la formación y el aprendizaje para gestionar el cambio en tu organización.
  9. Olvídate de la edad de las personas de tu equipo. No va de años, va de la actitud que tengan para aprender.
  10. No te dejes deslumbrar por la tecnología ni por soluciones estándar. Lo que importa es la metodología y contar con docentes especialistas en enseñar a aprender.

Este artículo se lo dedico a Toni Ramos, por su tiempo compartiendo experiencias y aprendizaje, a Laura Rosillo, por su energía y por sus ganas de aprender y reinventarse, a las personas que vinisteis al encuentro por vuestras aportaciones y a todos y a todas las responsables de formación en organizaciones, que trabajáis cada día para que vuestros equipos aprendan.

Si en algún momento quieres saber cómo puede impulsar vuestra organización el aprendizaje de idiomas, no dudes en ponerte en contacto.

Formación dentro o fuera de la jornada laboral ¿Qué prefieres?

Antes de entrar en materia, te lanzo otra pregunta: ¿Eres más de Cola Cao o de Nesquik? En mi caso, hace años dejé de tomar leche con Cola Cao; pero recuerdo muy bien que por aquel entonces el mundo se dividía entre los que escogían una u otra marca. ¿Todavía pasa?

El hecho de poder elegir te da la libertad para decantarte por aquellos productos o servicios que tienen que ver con tus gustos, objetivos y valores.

En el entorno de las organizaciones, uno de los retos que afrontas como responsable de formación, learning adviser, o como CLO (Chief Learning Officer), son las preferencias de las personas a la hora de acceder a los cursos. ¿Qué es mejor y para quién? ¿Cómo elegir los formatos, contenidos y metodologías? ¿Cómo personalizar la formación, para que tenga impacto y se transfiera al lugar de trabajo? ¿Qué es lo más saludable y sostenible para la organización?

En los últimos años se habla mucho de la importancia de la formación en las empresas. Y es que, si tiene un propósito alineado con el negocio y está centrada en las personas, fomenta la empleabilidad.

Qué prefieren los profesionales en LinkedIn

Hace unos días publiqué una breve encuesta en LinkedIn encabezada por el siguiente texto:

“La formación y el aprendizaje continuo son clave para la empleabilidad. Formarse con un propósito y comprometerse con el aprendizaje reducen la incertidumbre y te permiten un desarrollo continuo. Si la organización a la que perteneces te ofreciese formación, ¿cuándo te gustaría tener acceso a ella?”

  1. Durante la jornada laboral
  2. Fuera de la jornada laboral
  3. Una parte dentro y una fuera
  4. Cuando tú lo decides (24/7)

A continuación, te presento los resultados de la encuesta. Por un lado, verás una breve descripción de los datos obtenidos, y por otro, comentarios con mis opiniones personales, basadas en más de 16 años trabajando en el sector de la formación de idiomas para empresas. He intentando ponerme en el lugar de las personas encuestadas para entender el porqué de su elección.

1. Preferencia por la formación durante de la jornada laboral

Ha sido la segunda opción preferida con el 36% de los votos.

Mi hipótesis es que un gran número de personas están más familiarizadas con formaciones síncronas (presenciales y virtuales) que suelen hacerse durante la jornada laboral; y es posible que consideren que la formación forma parte del trabajo.

Posibles ventajas
En el caso de que la formación sea síncrona (presencial o virtual):

  1. Contar con profesorado que dinamiza la clase
  2. Formular cualquier duda o pregunta durante la clase
  3. Disfrutar de una formación personalizada.
  4. Tener clases programadas (mejora el compromiso y la asistencia, ya que en cada sesión profesorado y alumnado se ven)

Si la formación es asíncrona (por ejemplo, un curso online de inglés):

  1. Agendar libremente los horarios
  2. Organizar mejor la jornada

Posibles desventajas
En el caso de que la formación sea síncrona (presencial o virtual):

  1. Un pico de trabajo o posibles viajes pueden provocar no asistir a clase
  2. Una baja médica o un cambio de turno puede interrumpir la formación

Y en el caso de que la formación sea asíncrona (curso online), hay que tener un calendario preestablecido, y cumplirlo, para no acabar el curso sin haber entrado a la plataforma una sola vez.

2. Preferencia por la formación fuera de la jornada laboral

Esta opción sólo la ha votado el 1% de las personas. Visto en perspectiva, formulé bien la pregunta, teniendo en cuenta que la opción 4 hablaba de acceder a demanda (24/7) y por tanto ya la incluía.

Por este motivo no consideraré las posibles ventajas o desventajas como en el apartado anterior, pero aprovecho para comentarte que he escuchado opiniones de CLOs que abogan por la formación fuera del horario laboral, esgrimiendo que cualquier profesional debe invertir parte de su tiempo diario en formarse. Y que cada cual es responsable de su propia formación para seguir siendo empleable.

Y aunque es cierto que la responsabilidad y el compromiso individual son claves en el proceso de aprendizaje, cuando hablamos de formación en empresas, desde mi punto de vista, las organizaciones deben facilitar entornos para el aprendizaje. Por ejemplo, consultar un tutorial de YouTube, dedicar tiempo a la prospección (o a la lectura de ciertos contenidos) en LinkedIn y asistir a un webinar de una temática relacionada con el puesto de trabajo, podrían considerarse momentos de formación/aprendizaje dentro de la jornada. Porque hay personas, un gran porcentaje mujeres, que fuera del horario laboral tienen otras responsabilidades (cuidado del hogar, hijos u otros familiares, etc.), que limitan su tiempo para formarse.

3. Preferencia por la formación, una parte fuera y otra dentro de la jornada laboral

Ha sido la tercera opción preferida con el 19% de los votos

Posibles ventajas
En el caso de que la formación sea síncrona (presencial o virtual) tiene básicamente las mismas ventajas que cuando se imparte dentro del horario laboral. De hecho, muchas formaciones de idiomas (cuando son voluntarias), se hacen así. De esta manera se intenta que sea un win-win para fomentar el compromiso entre empresa y empleados/as. Las personas que participan en estos programas suelen valorar más las clases porque invierten parte de su tiempo personal.

Posibles desventajas
Las mismas que las que se dan cuando la formación es dentro del horario laboral.

 

4. Preferencia para acceder cuando tú lo decides (24/7)

Esta opción se ha llevado el 44% de los votos. Seguramente ha sido la más votada porque es la que ofrece más libertad. El hecho de pensar que no hay restricciones y que sea totalmente flexible, la hace muy atractiva.

Posibles ventajas
Si las personas que han votado tener acceso 24/7, imagino que estaban pensando en formaciones asíncronas (cursos online, quizá tutorizados, donde no hay una interacción a tiempo real), a las que se puede acceder desde cualquier lugar y en cualquier momento. En este caso:

  1. Hay libertad para marcar un calendario y el ritmo de aprendizaje
  2. Se puede cambiar dicho calendario, si surge algún cambio o imprevisto
  3. Se pueden visualizar los contenidos las veces que se quiera (mientras haya acceso)

Posibles desventajas
Se podría resumir en una: hay que planificar muy bien los momentos de dedicación al curso. Todavía muchas cursos online, que si no están bien dinamizadas, acaban siendo un fracaso en cuanto a la finalización. La autoexigencia es fundamental. Con la formación síncrona, hay unas sesiones programadas que ayudan a comprometerse con la asistencia.  En cambio, cuando se tiene toda la libertad del mundo, se corre el riesgo de no bloquear esos espacios o de ir posponiendo la formación.

Como ves la muestra recoge que la opción que más prefieren las personas es tener acceso a la formación 24/7, muy seguida de la formación dentro del horario laboral. Las encuestas te sirven para descubrir tendencias, pero puedes interpretarlas de diferentes maneras. Y si quieres saber más sobre cómo tener éxito con el aprendizaje en las organizaciones puedes leer el artículo El valor de los ecosistemas de aprendizaje en las empresas.

Cómo decidir el horario de la formación en tu empresa

Como responsable de formación, te propongo el siguiente check list de las tareas previas que te servirán para decidir qué tipo de cursos convienen a tu organización:

  1. contar un mapa de competencias por roles
  2. conocer bien a cada persona de tu equipo
  3. saber de qué tiempo disponéis para la formación al año
  4. tener el presupuesto para invertir y consultar qué opciones tienen mayor bonificación, si esto es importante
  5. definir el propósito y los objetivos de cada curso
  6. medir el grado de compromiso de las personas

En definitiva, sé fiel a la cultura de tu empresa y escucha a las personas para decidir con ellas lo que deben aprender para impulsar el negocio.

Si en tu caso, lo que necesitas es un plan de formación de idiomas, ponte en contacto y te explicaré de qué soluciones disponéis para que sea un éxito, aunque hasta ahora no hayáis conseguido los resultados esperados. Por suerte, para formarse y aprender idiomas (a diferencia de los cacaos instantáneos), hay más opciones donde elegir.

La ‘nueva normalidad’ en la formación de idiomas en empresas

La experiencia y la actitud para aprender cosas nuevas y adaptarse ha permitido que algunas organizaciones hayan sobrevivido a la crisis del Covid-19. Sin apenas darte cuenta, te has visto en la necesidad de trabajar en casa, de comunicarte con tu equipo a distancia, has consumido más contenido online que nunca y te has preparado a marchas forzadas para la ‘nueva normalidad’.

Como ocurre en otros sectores, la proclamación del estado de alarma afectó gravemente al sector de la formación de idiomas. Las academias tradicionales tuvieron que cerrar sus puertas y el profesorado de las empresas que ofrecen formación in-company, no podía seguir asistiendo a las instalaciones de sus clientes.

Llegados a este punto, la reinvención profesional ha sido clave para el sector, ya que no todas las academias ni escuelas de idiomas han podido seguir con su actividad. Sólo lo han hecho aquellos proveedores que han sabido dar una respuesta rápida y fiable a sus clientes y han contado con un equipo flexible y capaz de adaptarse a la nueva realidad.

«No siempre sobrevive el más fuerte ni el más inteligente,
sino quien se adapta mejor al cambio». Charles Darwin

En este artículo comparto cómo hemos afrontado esta crisis desde Ziggurat Escuela Corporativa de Idiomas y qué soluciones hemos aportado a nuestros clientes. El objetivo es  compartir ideas y recursos para impulsar el plan de formación de idiomas 2020-21 en tu organización.


Perfil de la clientela
Desde 2003, Ziggurat es el partner de formación de idiomas de empresas públicas y privadas de diferentes sectores: inmobiliario, farmacéutico, tecnológico, energías renovables, automovilístico, servicios, transporte…

Empresas como TMB, Barcelona Activa, Duravit, Fincas Forcadell, Moventia, Lacer, Opko y Werfen, entre muchas otras, han mejorado sus competencias en idiomas a través de las diferentes soluciones que ofrecemos: clases presenciales, clases virtuales y cursos online. En cada caso trabajamos junto al equipo responsable de RRHH y formación, para que nos expliquen el perfil profesional de las personas que van a participar (sea una o más de cien), los resultados que quieren conseguir y el presupuesto del que disponen.

Logos clientela Ziggurat

Con toda esta información consensuamos si lo más idóneo es el e-learning o los cursos presenciales, y qué contenidos y duración debe tener la formación.


El reto

Si miras atrás, recordarás que el fin de semana del 7-8 de marzo Italia proclamó el estado de alarma y, aquí, empezamos a preocuparnos por la situación. Y a los pocos días, en las oficinas de Ziggurat, llegaron las primeras llamadas de la clientela solicitando cancelar las clases presenciales, por el cierre de sus sedes.

Finalmente, el 14 de marzo, se decretó el estado de alarma. En aquel momento, nadie sabía si el confinamiento sería para 15 días o más, se empezaba hablar de ERTEs y recortes. Nuestra clientela, como todas las organizaciones, buscaba soluciones para facilitar el teletrabajo a sus equipos. A todo ello, había que sumar el desconcierto de cómo continuar la formación de idiomas presencial que tenían implementada.


La solución
Justo antes de proclamarse el estado de alarma, a partir del 12 de marzo, toda la clientela de Ziggurat recibió un comunicado donde proponíamos cómo migrar de la formación presencial a la virtual, sin ningún coste adicional. Explicamos que lo haríamos a través de Zoom, una plataforma para videoconferencias profesionales, que funciona directamente desde el navegador y con la que llevamos impartiendo clases virtuales de inglés, francés, italiano (y hasta 6 idiomas más), desde 2014.

En general, los departamentos de RRHH y formación recibieron con entusiasmo la propuesta porque querían que los cursos de idiomas, que tanto valoran sus equipos, se siguieran impartiendo y que no hubiera retroceso en el aprendizaje. 

En menos de 10 días, el 70% del alumnado de Ziggurat ya estaba asistiendo a sus clases virtuales, con el mismo profesorado, y continuando con el plan de estudios pactado al inicio de la formación. El equipo de dirección y coordinación de Ziggurat ofreció formación intensiva sobre la plataforma Zoom al profesorado que tenía menos experiencia con esta herramienta.  También dio apoyo y seguimiento al alumnado a nivel técnico, y supervisó multitud de clases para tener el mayor feedback posible.

A día de hoy las clases perdidas se han recuperado y FUNDAE ha permitido que las clases virtuales se contemplasen como formación bonificada. ¿Diferencias con las clases presenciales? Simplemente el hecho de que cada persona está en una ubicación distinta. A nivel pedagógico ninguna.

Como ya avanzábamos en este artículo Clases virtuales de idiomas para equipos comerciales, no hay desventajas para aprender idiomas con clases virtuales. ¿Por qué? Porque con la formación virtual:

  • Tienes la libertad de hacer las clases desde donde quieras.
  • Disfrutas de la misma calidad pedagógica que en una clase presencial.
  • Cuentas con clases adaptadas a tus necesidades y objetivos.
  • Sales de tu zona de confort.
  • Adquieres nuevas habilidades digitales.
  • Mejoras tus habilidades comunicativas a nivel virtual.
  • Disfrutas de la flexibilidad para conectar con colegas de trabajo en otras ubicaciones.

visuals-ufK-deiLqY8-unsplash_lr


En concreto las clases virtuales de Ziggurat
:

  • Son dinámicas, participativas y 100% comunicativas con profesorado nativo, titulado y con más de tres años de experiencia docente (de hecho, la media de experiencia de nuestro profesorado es de 12,5 años). En las clases virtuales se incide en aquellas actividades que el alumnado no puede hacer solo (conversar y corregir la pronunciación).
  • Tienen una estructura clara y ofrecen actividades que propone el profesorado dependiendo de las necesidades y objetivos pactados con cada grupo: se repasan los contenidos tratados en la clase anterior para garantizar la asimilación y para que haya conexión entre las clases. Esta estructura y las actividades sirven para adquirir, mejorar y consolidar todas las competencias comunicativas (comprensión oral, conversación, comprensión lectora y expresión escrita).
  • Son saludables: en los últimos meses se ha hablado del cansancio que pueden provocar las clases virtuales. En este sentido tenemos en cuenta los ciclos naturales de atención, haciendo breves pausas y cambios de actividad, o incluso, proponiendo unos simples estiramientos para mejorar la atención.
  • Cuentan con tecnología al servicio de las personas: el profesorado puede dividir una clase grupal en mini grupos para dinamizar y hacer que todas las personas participen y practiquen el idioma; y pueden compartir, tanto alumnado como profesorado, todo tipo de archivos (videos, audios, word, Excel…)
  • Disponen de sistemas de trazabilidad: se puede saber cuándo entran y salen las personas de clase, su asistencia, etc. Esta información queda registrada y puede descargarse en un Excel, algo imprescindible si la formación es bonificada.


Resultados y datos relevantes
Para saber el nivel de satisfacción del alumnado respecto a la migración a clases virtuales, hemos realizado una encuesta. A continuación, te presentamos algunos datos relevantes:

  • El 55% del alumnado afirma que las clases virtuales son muy similares a las clases presenciales.
  • Al 52% de las personas les gusta poder conectarse desde cualquier lugar.
  • El 31% prefiere la formación presencial.
  • El 91% de las personas encuestadas afirma que el profesorado ha conseguido dinamizar la clase y transmitir bien los contenidos.
  • El 35% están contentas porque han podido seguir comunicándose con los compañeros/as durante la crisis.
  • Sólo el 7% ha encontrado más difícil seguir al profesor/a en comparación con la formación presencial.
  • Aunque, en general, el alumnado echa de menos el contacto personal, al 54% de las personas encuestadas le gustaría seguir con las clases virtuales mientras que el 46% prefiere retomar las presenciales.
  • El 74% de las personas afirma que la plataforma es fácil de usar.


Testimonios

Nuestra experiencia con Ziggurat en versión virtual ha sido, como siempre, muy buena, demostrando la misma profesionalidad que con la formación presencial. Han demostrado estar muy preparados y preparadas tanto en la parte de gestión administrativa como por el rigor y conocimiento por parte de los profesionales que imparten las clases. El personal docente ha estado a la altura (…) para hacer que el alumnado no perdiera el ritmo y sacara el máximo provecho de la formación.

EQUIPO RESPONSABLE DE FORMACIÓN DE BARCELONA ACTIVA

 

Las clases online han ido perfectas durante todo este tiempo. Gracias por la agilidad y flexibilidad de adaptación. No haber perdido ni una clase durante estos meses ha sido muy importante, no solo académicamente, también psicológica y emocionalmente.

JOSEFINA LLOVERA, ALUMNA DE MOVENTIA

Gracias a la ayuda y el apoyo de Ziggurat, la transición de clases presenciales a virtuales no me ha costado tanto como temía. Además, la plataforma Zoom (…) resulta ser muy intuitiva, segura y facilita mucho el trabajo del profe a la hora de realizar una clase online.  Los comentarios de los alumnos también han dejado claro que la experiencia ha sido – y sigue siendo – muy amena, y que realmente se pierde muy poco comparado con una clase presencial. Si tuviera que destacar alguna cosa (…), sería lo fácil que es compartir grabaciones del inglés ‘auténtico'(…) Eso, y que me permite tener mi taza de té inglés al lado; un recurso complementario y altamente recomendable 😉

ANDY, PROFESOR DE ZIGGURAT